Freegans: el friganismo como estilo de vida

Freegans: el friganismo como estilo de vida

Los freegans son personas que por cuenta propia han tomado la decisión de alejarse lo más posible de toda actividad comercial, con el fin de reducir el consumo de recursos. Para esto se valen de múltiples estrategias que le permiten vivir al límite de cualquier interacción económica convencional. Este grupo de personas siguen ideologías anticonsumistas, por lo que toman la decisión de alejarse lo más posible del consumismo y el capitalismo.

El movimiento frigano se originó en estados unidos a mediados de los años 90 como parte de la corriente de movimientos ecologistas y antiglobalización. Su nombre resultó de la mezcla de dos palabras de origen inglés “Free” que significa gratis y “vegan”, vegano. Siendo Adam Weissman su fundador y principal promotor.

Estilo de vida de los Freegans

Los freegans obtienen todo lo que necesitan para vivir, incluyendo su comida, de los basureros y papeleras que encuentran a su paso, de esta forma evitan participar del consumismo al que su ideología se opone rotundamente. Muchos restaurantes y supermercados suelen desechar comida en buenas condiciones porque su fecha de caducidad se está acercando o por que han sufrido algún daño en su empaque que desmejora su presentación, haciéndolo menos atractivo para el público. Siendo estos su principal fuente de alimentos.

Los seguidores del friganismo van completamente en contra de dañar el medioambiente, de no respetar los derechos laborales, de la expansión urbana y de irrespetar los derechos de los animales, por lo que se encuentran en contra del sistema con el que se maneja la sociedad hoy en día. Otra cosa que su ideología defiende es que, al recoger alimentos de los contenedores de basura, esta no acaba en un basurero, evitando el crecimiento de los mismos.  

Los freegans no se limitan a recuperar comida, sino que toman cualquier objeto que aun pueda tener algo de utilidad para reciclarlo, reutilizarlo o venderlo en alguna feria o sitio de compra-venta.

En cuanto a su vida cotidiana, los friganos no compran ropa, utilizan lo que encuentran y lo que les regalan o donan otras personas. No suelen tener casa propia, sino que viven en casas o edificios abandonados, reutilizando muebles y utensilios recuperados de la basura. Existen grupos de friganos denominados squatters, que en español se conocen como okupas, que se dedican a recuperar esta clase de edificios, para que sea más cómoda su estancia en ellos. Quienes siguen esta ideología no acostumbran tener automóviles ni utilizar transporte público ya que estos medios de transporte son contaminantes, así que recurren a otros medios para desplazarse, como patines o bicicletas cuando tienen que desplazarse distancias cortas o en caso de ser una distancia más larga colarse en camiones o trenes de carga, lo que puede ser una práctica bastante peligrosa.

Relación entre el friganismo y el veganismo

Más allá de la relación evidente en su nombre, ambas corrientes ideológicas guardan parentesco hasta cierto punto, en sus objetivos, principalmente porque para los friganos es bastante difícil conseguir alimentos de origen animal, como lo es también el uso de cosméticos y ropa con procedencia animal. Además, los alimentos de origen vegetal son mucho más fáciles de obtener, y de no encontrarlos, también pueden ser cultivados en una huerta. Sin embargo, se puede ser freegan sin ser vegano, pues muchos de ellos afirmaron que estarían de acuerdo en consumir alimentos de origen animal si estos fueran gratis. Por lo que se tiene un sector del friganismo que también es vegano, y uno que consume los alimentos y productos de origen animal que están a su alcance, pues desde su perspectiva si no los consumen, el sacrificio de ese animal habría sido en vano.

¿Es legar la práctica del friganismo?

En la mayoría de los países desarrollados como Estados Unidos y en gran parte del continente europeo, este tipo de prácticas no son bien vistas y suelen ser interrumpidas por las autoridades, llegando a dar multas por habitar edificaciones abandonadas, dormir en lugares públicos y por buscar comida en la basura en ciudades como Madrid, España.

¿Cómo son vistos los freegans por la sociedad?

Rebuscar en la basura no es una práctica muy bien vista en la mayoría de las sociedades modernas, por lo que ser freegan es un tabú en gran parte del mundo, debido a que la basura es un lugar sucio y antihigiénico que no parece la mejor alternativa a la hora de buscar alimentos. Sin embargo, hay un número considerable de personas que se han dedicado a mejorar la imagen de esta ideología y presentarla como una alternativa para causar un menor impacto negativo en el planeta.

Freegans: el friganismo como estilo de vida

¿Bajo qué principios viven los friganos?

Los seguidores del friganismo buscan específicamente reclamar los derechos, tanto de las personas como de los animales; la búsqueda de un tipo de transporte ecológico amigable con el medioambiente, tener mayor contacto con la naturaleza y obtener de ella todo lo necesario para sobrevivir (comida, medicina, vivienda, entre otros), el acceso a una vivienda sin tener que pagar renta y vivir con la menor de cantidad de trabajo posible, ya que, se oponen rotundamente al sistema laboral actual, pues, desde su punto de vista, explotan a los trabajadores para producir bienes y servicios que no consideran una verdadera necesidad.

¿Es factible seguir el ideal del friganismo en la época actual?

El propio Weissman ha reconocido que en los tiempos modernos es muy difícil vivir de esta forma por completo. Por lo que ha dicho que cada persona tiene la libertad de ir adoptando la ideología a su modo, y que no es un estilo de vida prescriptivo, así que cada persona puede ir adecuando su vida a su ritmo, sin que se presione al individuo a tomar la forma más radical del friganismo.

Cuando surgió el friganismo, de inmediato fueron percibidos por los medios como un grupo extremista de protestantes. No obstante, Weissman asegura que la idea principal de su ideología es que cada persona haga lo que puede por evitar ser partícipes del estilo de vida consumista manejado hoy en día, con el que está completamente en desacuerdo. También ha aclarado que la creencia de que consumen alimentos dañados o podridos es errónea, pues solo recuperan cosas en buen estado de la basura.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: