El arte de la guerra de Sun Tzu: resumen y análisis del libro

El arte de la guerra de Sun Tzu

Experiencias constantes en el campo de batalla y un cargo de general, incidieron en las ideas de Sun Tzu para escribir. En efecto, El arte de la guerra de Sun Tzu entrega estrategias que permiten vencer con base en la sabiduría humana.

Este libro continúa siendo un manual importante para muchos empresarios. Y es que manejar la planificación de un negocio es luchar con diversos factores que requieren de estrategias. Una batalla que a través de las palabras de Sun, explica cómo ser triunfador y no morir en el intento.

Origen del libro el arte de la guerra de Sun Tzu

Nacido en una localidad de China (722-481 a. C.), Sun Tzu presenció las diferentes batallas de los reinos. Como consecuencia de las guerras, su familia había perdido territorios que les pertenecían, creciendo en una situación deplorable. Decide involucrase como mercenario y deja los estudios. Su dedicación  y experiencia, llamó la atención del rey Helü, otorgándole el cargo de general.

El arte de la guerra de Sun Tzu

Su desempeño le concedió innumerables experiencias que no tardó en plasmar en El arte de la guerra de Sun Tzu

El arte de la guerra de Sun, está compuesto de 13 capítulos. Cada uno de ellos, expone todos los aspectos posibles que pueden presenciarse en un conflicto.

Capítulo I: Aproximaciones

En el primer capítulo, el autor manifiesta que la guerra es una confrontación necesaria para derrocar al enemigo. El objetivo principal es acabar con la oposición de aquellos imperios. Evidentemente, la muerte es segura, pero de eso se trata, triunfar y buscar la supervivencia.

En la batalla, muchos elementos serán perdidos. Por eso, Sun Tzu destaca la importancia de reflexionar antes de accionar. Con el fin de no perder el horizonte, presenta 5 factores esenciales, estos son:

  • Doctrina: tranquilidad de no percibir dificultades o retos perjudiciales, puesto que confían en la fuerza y entrega de un gobernante.
  • Tiempo: relacionado con el Ying y el Yang, las afectaciones causadas por las diferentes estaciones.
  • Terreno: indiscutiblemente, este factor indica la importancia de conocer el lugar de batalla y de esta manera, obtener ventajosamente la victoria.
  • Mando: liderar con la actitud correcta, entusiasmo y, sobre todo, valentía.
  • Disciplina: el ejército necesita de práctica, rutinas que aumentan sus esfuerzos y dedicación.

Capítulo  II: La dirección de la guerra

Prosiguiendo la historia, es cuando comienza la verdadera guerra. Al mando del general Sun Tzu, dirige a su ejército sin caer en la inmovilización. En otras palabras, destaca la importancia de avanzar en el camino para evitar que los suministros y provisiones se acaben rápidamente.

Este capítulo asegura que es el momento donde la inteligencia del general, permitirá despojar el material de supervivencia del enemigo. No solo se trata de debilitarlo, también es poder multiplicar los alimentos de su grupo, llevando la ventaja del combate.

En un sentido interpretativo, el autor reitera que ganar no resulta de la violencia. Lo adecuado son los detalles de una buena estrategia que destruyan al enemigo indirectamente.

Capítulo III: La estrategia ofensiva

Aquí el autor define lo que es en esencia El arte de la guerra de Sun Tzu. Afirma que ganar significa el no destruir al enemigo, a simple vista, esto genera confusión. Sin embargo, analizándolo representa una creencia sabia y beneficiosa.

En las siguientes líneas y refiriéndose a la guerra, señala que los soldados oponentes deben ser capturados y no asesinados. En esta perspectiva, la dominación completa será fácil. Su líder estará nervioso, asustado del control que ahora se tiene sobre él. Entonces, la debilitación es aún más fuerte.

Ahora, el guerrero tiene las armas necesarias para acabar con el enemigo. Destruye sus planes, vigilando cada paso y movimiento. Restringe y consigue apoderarse de los suministros. Como también, logra capturar atrapar con inteligencia los soldados adversarios.

El capítulo culmina especificando las reglas de mayor eficacia, de acuerdo al estado del general, es decir:

  • Con 10 veces de fuerza, rodear al enemigo,
  • 5 veces de fuerza, atacar al enemigo y,
  • Con 2 veces de fuerza, dividir al enemigo.

Capitulo IV: Disposiciones

Sun asegura que ser invencible es cuestión de analizar tu propio ser. En definitiva, pretender vencer al enemigo sin conocerse es una acción errónea y fuera de lugar. Al visualizar cada aspecto de nosotros, es posible ver con certeza y claridad, cuáles son las vulnerabilidades del oponente.

Por esta razón, cuando atacamos es porque existe vulnerabilidad en nosotros, pero con una personalidad de invencible solo nos defendemos.

En la batalla no se puede alardear o mostrar el modo de planificar una victoria. El enemigo puede tomar ventaja y conquistar el triunfo. Mientras transcurra la guerra, lo mejor es estar atento a lo desconocido, buscar la vulnerabilidad del otro y defenderte cuando seas atacado.

Capítulo V: Energía

La energía es la fuerza del combatiente, pero el coraje se debe a su inteligencia siendo la causa del triunfo.  Debe señalarse como una especie de poder, que no ataca con violencia, porque ya tiene la batalla ganada.

Más adelante, enfoca la lectura en la idea de lograr confundir al enemigo mediante el desorden. Una táctica que primero requiere de estudiar el desorden propio y saber cómo organizarlo, para luego, originar el superficial. El fin de esta estrategia es que el enemigo entre en una fase de confusión y se muestre débil en sus ataques. Creyendo en la mentira, terminará siendo el perjudicado.

El fingir es una acción que solo se efectúa cuando conocemos y dominamos el lado fuerte. Por eso, es necesario saber ser valiente para disimular momentos de cobardía y debilidad.

Capítulo VI: Puntos débiles y puntos fuertes

El punto fuerte se refiere a la capacidad de atraer al enemigo sin desgastarse, buscando el paradero de los adversarios. En opinión del autor, deja que ellos vengan a ti, ya que sus fortalezas disminuirán.  Jamás vencerán la batalla porque solo reflejan sus puntos débiles.

El arte es mantener el ánimo, evadiendo acciones innecesarias y agotadoras que no conducen a un fehaciente éxito. 

De acuerdo con la sabiduría de Sun en el campo de batalla, lo mejor es cuidar las confesiones de las estrategias. Confiar es una emoción de prestar atención, se deben resguardar y combatir con toda la discreción posible. Resulta claro que si el adversario entiende el plan, quizás, también intente aplicarlo o adelantarse en la guerra.

El enemigo desconociendo la formación del general,  procederá a dividirse, lo cual será una acción de fácil destrucción.

Capitulo VII: Maniobra

Ahora, el arte de la guerra de Sun, explica cómo lograr confundir al enemigo. La estrategia consiste en deslumbrar un pronto ataque a los soldados, una planificación que no es cierta. En realidad, tienes el control, sabes cuáles serán los próximos pasos. El adversario estará confiando en su triunfo, pero lo que no sabrá es que será atacado cuando menos se lo espere.

Día y noche, no existe descanso en la guerra, más aún si la táctica de confusión es ejecutada. Al recorrer muchos kilómetros, se logrará un acercamiento desde un ángulo perfecto para atacar.

Capitulo VIII: Las nueve variables

Durante el acercamiento silencioso, Sun destaca no batallar en terrenos complejos, que en cambio el enemigo es fuerte. Como general sabe que avanzar y no permanecer es lo más inteligente, negándose a escuchar ciertas órdenes de los gobernantes.

Por supuesto que en el terreno amenazante, el general debe analizar las circunstancias y buscar las opciones correctas. Los lugares pueden aportar un beneficio que impulsaría las estrategias del ejército. Si fueran atacados, los daños servirán de aprendizaje y fortaleza a sus debilidades.

Capitulo IX: Marchas

Una de las enseñanzas más relevantes en el arte de la guerra de Sun, es el lugar desde donde se ataca al enemigo. En el combate, el general argumenta que en el lugar más alto de las montañas es ideal para vencer. Con el adversario abajo, será visible su movimiento y no tendrá tiempo de liquidar al ejército. Además, otra ventaja es la luz, factor que los de abajo anhelan para poder ver y atacar con éxito.

En el desespero de sentir que se encuentra derrotado, el oponente deseará proponer la finalización de la guerra. Aunque parezca sincero, Sun insiste en no ceder. Esta es una táctica común que pretende distraer al ejército y en el descuido de las armas,  destruir sin piedad.

Capitulo X: El terreno

En esta parte, el autor emplea ciertos términos para distinguir el nivel de riesgo en un terreno. Son localidades terrenales donde pueden efectuarse las batallas. Este la identifica como:

  • Accesibles,
  • Suspendida,
  • De punto muerto,
  • Constreñida,
  • Escarpada y,
  • Expansiva.

Por otro lado, el general no deja de alentar que en la guerra nada es seguro. A pesar de estar en una posición ventajosa, es recomendable seguir luchando. Aquí no importa los mandatos del líder, cada soldado debe mantenerse firme en la guerra sin descanso.

Capitulo XI: Las nueve clases de terreno

El capítulo destaca una frase particular del autor:

 “La naturaleza del ejército es hacer hincapié en la velocidad, sacar ventaja de la ausencia del enemigo; viajar por caminos no anticipados; y atacar cuando estén alerta”.

Indudablemente, el ejército debe atravesar terrenos desconocidos y combatir los males que en él se encuentren. Es por eso, que señala los terrenos como nueve lugares con las características siguientes:

  1. Dispersador
  2. Ligero
  3. Contencioso
  4. Atravesable
  5. Focal
  6. Pesado
  7. Entrampador
  8. Envolvente
  9. Fatal.

Así mismo, el autor especifica cuáles deben ser las cualidades de un ejército. Una particularidad que se relaciona con la unión y la concentración, todos los combatientes necesitan mostrar disposición en cada batalla. Sin duda, la unión concederá la victoria.

Capitulo XII: el ataque de los agentes

Como se ha mencionado en capítulos anteriores, respecto a los ataques, Sun en este capítulo, reitera su posición estratega. La guerra solo debe incitarse con fuego cuando el clima es seco y es el momento de defenderse.

El fuego puede emplearse para perjudicar al enemigo. Entre estos factores destacan:

  • Las personas,
  • Los suministros,
  • El equipo,
  • Los almacenes y,
  • Las armas.

Este método de defensa debe utilizarse, pero sin buscar ser atacado. En todo caso, el general considera como grave iniciar la guerra con fuego, por un motivo de ira.

Capitulo XIII: La utilización de los agentes secretos

Las últimas páginas del libro, El arte de la guerra de Sun Tzu estudia la importancia de vigilar al enemigo. Seguirlo es una estrategia favorable que promueve captar información desconocida y de gran utilidad. De hecho, el espionaje es una fuente de conocimiento que brida al general más fuerza en sus estrategias. Según el autor, el grupo de espías debe conformarse por:

  • El nativo,
  • El interno,
  • El doble agente,
  • El liquidable y,
  • El flotante.

Análisis del libro

Como reflexión general, El arte de la guerra de Sun Tzu es una advertencia de los errores más comunes en un conflicto. Exponiendo diversas estrategias para conseguir la victoria, el autor cree en la táctica del engaño. Esta es la única arma que logra extinguir o rendir al enemigo.

Otro de los aspectos, es el poder vencer sin atacar. Resulta ilógico que en el campo de batalla, pueda ejecutarse tal afirmación. Sin embargo, es allí donde el triunfo se obtiene. Solo es necesario elaborar estrategias, métodos y maniobras que desconcierten al adversario para así, obtener la victoria.

¿Cuál es la similitud de la guerra con el mundo de los negocios?

En la década de los 80, muchos directivos consideraban a este libro un material de la literatura realmente poderoso. Nada ha cambiado en la actualidad, ya que muchos empresarios colocan en práctica los consejos del general.

No cabe duda que la competencia empresarial es una guerra sin fin. El ejemplo del general, se evidencia en el cargo del empresario, el jefe responsable de guiar a sus trabajadores. Aquí ganar es igual que en la guerra, solo se requiere de estrategias, pero empresariales. Cada enemigo (otros empresarios), probablemente también efectúen algunas tácticas. En este caso, estudiar al enemigo y encontrar su vulnerabilidad, serán factores que ayudarán a ganar la competencia.

Alcance del libro

Muchos personajes, en las diferentes épocas de la historia, decidieron indagar la sabiduría de Sun Tzu expuesta en su libro. Napoleón y Bill Gates, solo son algunos de los personajes famosos que recurrieron a las páginas de este libro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: