Carl Sagan: el hombre que revolucionó la astronomía

Carl Sagan

Un importante científico realizó grandes aportes a los misterios del universo. Se trata de Carl Sagan. Conocer su vida y logros resulta interesante para comprender un poco más sobre las ciencias astronómicas.

En las siguientes líneas veremos cómo contribuyó al mundo, mediante sus esfuerzos por difundir sus teorías, a pesar de enormes riesgos contra su vida.

Carl Sagan y su pasión: desde temprana edad

Con fascinantes estudios científicos, Carl Sagan convirtió los misterios del universo en una clase comprensible para todos. Este hombre entregó información valiosa a través de interesantes artículos. Además, escribió docenas de libros. Los cuales, incidieron en la otorgación del premio Pulitzer.

Carl Sagan
Imagen de Wikipedia

Nació el 9 de noviembre de 1934, con un objetivo de vida que lo transformaría en una pieza científica fundamental. De nacionalidad norteamericana, específicamente de Nueva york,  era un niño aplicado en el colegio y con incógnitas de la astronomía. De hecho, uno de sus objetivos principales al culminar la primaria, se relacionaba con logros especializados en ciencias astronómicas.

Esta incesante adicción comenzó luego de leer un libro donde aprendió que cada estrella también funcionaba como un sol distante. Como resultado de su eficaz desenvolvimiento académico y una constancia permanente, recibió una beca en la Universidad de Chicago. Institución donde experimentaría intensamente la profesionalidad de astronomía.

Así pues, nuevos acontecimientos comenzarían a realizarse, tales como:

  • En primera instancia, desarrollo un cargo en la Universidad de Cornell, como director.
  • Al mismo tiempo, dictaba clases en el Instituto David Duncan de Astronomía y Ciencia Espacial.
  • Trabajo con la Nasa en descubrimientos relacionados con los planetas Venus, Marte, Júpiter y Saturno.

Carl Sagan y la impresionante serie televisiva “Cosmos”

Apasionado del mundo astronómico, impartió un documental, en el cual, explicaba con sencillez muchos aspectos. Por eso, incontables televidentes escogieron a la serie “Cosmos” como una de las mejores fuentes de distracción educativa.

El material adoptado para el enfoque de imágenes y contextualización de cada tema abordado, era sensacional. En efecto, incidía en el sentimiento de amor por el universo, positivamente en los televidentes.

Aproximadamente, la reproducción de esta exitosa serie fue alcanzable en 60 países donde resaltaban audiencias millonarias.  El carisma de Carl Sagan transmitido en la televisión, provocaba una fuerte atracción. Este hombre era inigualable, ya que actuaba de manera natural y con mucha seguridad frente a las cámaras.

¿Seres extraterrestres? Una posibilidad que el científico no dejó de investigar

A mediados del año 1967, el científico capto la atención con una publicación que destacaba las páginas de la Nature. El título se manifestaba de la siguiente manera: “¿Vida en las nubes de Venus?”.

Sagan, describía que en Venus residían organismos llamados “venusino hipotético” ¿Cómo era posible? El científico argumentaba una vida extraterrestre impulsada por leyes bioquímicas, que se emplean en el planeta tierra.  De acuerdo con su aspecto, indicaba una especie de forma redonda elevándose hasta la altura de las nubes.

Efectivamente, Venus es uno de los planetas con un clima bastante alto, en comparación a otros del sistema solar. Por si fuera poco, algunos informes ratifican la posibilidad de un planeta habitado en tiempos atrás. Debido a la existencia de agua que en el algún momento se alojó en su superficie. 

Comúnmente, Sagan expresaba la frase “Si estamos solos en el universo, sería una terrible pérdida de espacio”. En la serie “Cosmos” abordo temas de este tipo y en un capítulo resolvió la Ecuación Drake aplicando determinados datos. En este sentido, aprovecho su importancia dentro del programa para imponer un mensaje en las naves Pioneer 10 y 11. Con el propósito de lograr una comunicación con poblaciones resididas en otro universo.

El sistema solar en manos de Carl Sagan

Impactado con la astronomía, Sagan no perdió la oportunidad de viajar a espacios galácticos e investigar de cerca el sistema solar. Efectivamente, emprendió su primer vuelo en 1961 mediante el proyecto Gagarin.  Desde ese momento fue una pieza fundamental en programas espaciales de los Estados Unidos.

De acuerdo con todos los conocimientos del científico, era elegido como una de las personas capaces de manejar misiones como:

  • Apolo
  • Mariner
  • Viking
  • Voyager
  • Galileo.

Por otro lado, enfocó parte de los estudios en Venus, detallando el desarrollo de su estructura atmosférica. También, consideró el análisis de los cambios climáticos emergidos en el planeta marte.

La Nasa, satisfecha por cada aportación del científico, también aprovechaba ese carisma y poder de convencimiento en solicitudes de ayudas. Por supuesto, que ejecutar cada proyecto, exigía de materiales elevados que la Nasa no alcanzaría a cubrir. Posteriormente, las contribuciones condujeron a elaboraciones de sistemas con mayor tecnología como Viking y Voyager, para búsquedas extraterrestres. 

Actos investigativos que incidieron en una oleada de amenazas

Entre los años 1980 surgieron amenazas contra el científico, después de colaborar en un proyecto sobre Ovnis. Si bien es cierto, Carl Sagan se mantenía firme con el pensamiento de seres inhabituales en algún lugar del universo. También indicaba que era imposible o no resultaba convincente la idea de una visita marciana en el planeta tierra.

En aquellas fechas, precisamente en 1983, existió otro estudio “el invierno nuclear”, relacionado con el calentamiento global.  Ratificaba que las pruebas nucleares eran fuente de contaminación, provocando un elevamiento de polvo.

Avanzando en nuestro razonamiento, quizás fueron estos dos acontecimientos causantes de los amedrentamientos hacia el astrónomo. Las publicaciones generaron polémica y al poco tiempo, comenzaron a llegar comunicados fuertes. Por eso, el científico buscaba un escape o modo de refuerzo, ocultándose en su oficina dentro de la Universidad Cornell.

¿Participación política? Los efectos del invierno nuclear

En el instante de expresar la teoría del invierno nuclear, muchas personas consideraron al científico como una fuente de opinión pública poderosa.

Los orígenes de la teoría se fundamentaban de los resultados del impacto generado por el meteorito que extinguió a los dinosaurios. En consecuencia, un humo fue desplegado colocando un escenario totalmente oscuro. De este modo, relacionó el polvo marciano con los de una guerra nuclear. Este último incide en la atmósfera, afectado a la humanidad.

Con inquietud y preocupación, el científico comenzó a relacionarse con importantes líderes políticos. No se trataba de ganar popularidad, la finalidad era advertir los desastres que provocan estos mecanismos militares.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: