¿Qué sabemos de New Horizons en 2020?

¿Qué sabemos de New Horizons en 2020?

A casi 15 años de su despegue son varias las cosas que sabemos sobre New Horizons. Este es el nombre que recibe la sonda lanzada por la Nasa el 19 de enero del 2006 como protagonista de la misión espacial homónima no tripulada cuyos objetivos (ya alcanzados) fueron el sobrevuelo de Plutón y su luna Caronte, así como el sobrevuelo Arrokoth, un objeto transneptuniano del cinturón de Kuiper.

Tras el cumplimiento de su objetivo principal – tarea que llevó aproximadamente casi 10 años – hemos acrecentado la cantidad de datos (en forma de medidas y descripciones) relativa a objetos sumamente distantes de la tierra, principalmente de Plutón, Caronte y Arrokoth. Esta información ha permitido a diversos científicos revisar teorías y esbozar hipótesis sobre la formación planetaria.

¿Qué cosas hemos descubierto gracias a la misión New Horizons?, ¿Cómo esta maravillosa sonda ha logrado atravesar el espacio y seguir su rumbo?

En búsqueda de nuevos horizontes

Probablemente no exista mejor nombre que New Horizons para una misión de esta naturaleza. Pese a que los objetivos de la misma son bastante específicos y delimitados, la verdad es que esta misión ha removido los cimientos interpretativos con los que los astrónomos han estudiado los cuerpos celestes.

New Horizons no solo ha acrecentado los datos a disposición del hombre acerca de su entorno, sino que también ha sugerido nuevas vías para el planteamiento de incógnitas. Tal es el caso, por ejemplo, de las teorías relacionadas con la formación planetaria en nuestro sistema solar.

Justamente gracias a nuevos indicios de la superficie plutoniana, científicos como Francis Nimmo han sostenido la tesis de que Plutón presentó un “arranque en caliente”. Nimmo y sus colegas, tal como se indica en el portal de divulgación Robotitus, sostienen en un estudio publicado en la revista Nature Geoscience la hipótesis de que Plutón acumuló nuevo material durante su formación.

Este origen permitiría explicar las formas que se revelan en la superficie del planeta. Asimismo, de comprobarse ésta hipótesis, los indicios de que hay agua líquida en Plutón pese a su gran distancia con el sol podrían ser confirmados. La explicación radicaría en que el calor del planeta permanecería en su interior, teniendo así agua líquida en su centro y hielo en su superficie.

Sobrevolando el cinturón de Kuiper

Tras su primer gran éxito cuando sobrevoló a Plutón el 14 de julio del 2015 la sonda New Horizons habría de esperar alrededor de 4 años para alcanzar otro de sus grandes logros. Fue exactamente el 1 de enero del 2019 cuando la misma alcanzó al cuerpo transneptuniano anteriormente conocido como Última Thule.

Dicho objeto recibe el nombre científico de 2014 MU69, aunque también se le hace referencia como Arrokoth. Este cuerpo ha sido sobrevolado por New Horizons y han sido numerosos los descubrimientos que se han hecho sobre el mismo. Los más interesantes entre todos han sido los relativos a su curiosa forma. Y es que, gracias a las imágenes obtenidas tras el sobrevuelo de Arrokoth, los científicos dedicados a la conformación de los cuerpos celestes han tenido ideas cuando menos inesperadas.

Alan Stern, investigador principal de New Horizons, incluso llegó a declarar que las imágenes de Arrokoth obtenidas por la sonda cambiaron “las reglas del juego”. Esto se debe a que las mismas revelan un objeto con forma de muñeco de nieve sobre el cual puede inferirse una conformación lenta.

Según las nuevas hipótesis, los cuerpos primordiales como Arrokoth, pudieron haberse fusionado a partir de una nube de material primordial. Dicha nube pudo haber colapsado en dos grupos los cuales terminaron por fusionarse de una forma suave. Tal procedimiento sería la explicación de porque su forma es más bien sutil, es decir, sin muestras de ser resultado de un fuerte impacto.

¿Qué sabemos de New Horizons en 2020?

La gran proeza de un pequeño David

Comparar la relación entre la sonda New Horizons y la vasta vía láctea con el mito bíblico de David y Goliat no es una exageración. En realidad, la sonda es exageradamente pequeña para la sorprendente distancia que ha recorrido hasta la fecha y los cuerpos que ha sobrevolado. Sin miedo a exagerar puede decirse que New Horizons ha afrontado al gigante sin morir en el intento.

Pero entonces surge una pregunta muy razonable: ¿Cómo lo ha logrado? La sonda de forma triangular, con apenas 2,1 metros de largo, 2,7 metros de ancho y 0,7 metros de alto, está dotada con elementos de control de la ruta, de protección y control térmico y, por supuesto, con una potente antena parabólica de alta ganancia (solo por mencionar algunos de sus componentes más importantes).

Son precisamente los elementos de control de trayectoria los que han asegurado que la misma no se pierda en la inmensidad del espacio. Sin embargo, la sonda tuvo un pequeño percance en el que se perdió (o al menos así se consideró durante un periodo de incertidumbre) su operatividad científica antes de su sobrevuelo sobre Plutón.

No obstante, la misma se recuperó tras la rápida acción del equipo de la misión. Según Jim Green, el equipo habría identificado el problema rápidamente tras la activación automática del “modo seguro” la cual era parte del protocolo para esta clase de situaciones. De esta manera la sonda ha seguido en operaciones hasta el presente mandando nuevos datos desde los confines de la galaxia.

 ¿Cuál es el nuevo rumbo?

Más allá de la heliosfera, podría ser el lema de New Horizons. Tras superar el cinturón de Kuiper, la sonda se ha ido acercando a su nuevo límite, el comprendido por la acción del propio sol. Justo donde termina  o llega el viento solar sería el nuevo límite a superar.

De hecho, una de las últimas imágenes de la sonda ha sido una supuesta barrera de hidrógeno. Aún se habla de esta en términos hipotéticos puesto que bien podría tratarse de luz ultravioleta. Sin embargo, resulta interesante y prometedor lo que New Horizons podría confirmar.

Aunque otras sondas como la Voyager 1 y 2 han llegado más lejos, se estima que New Horizons también alcance distancias tan extensas pero con la ventaja de estar mejor dotada para adquirir imágenes y enviarlas a Tierra de forma lenta pero efectiva.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: