Resumen de La Divina comedia, de Dante Alighieri

La divina comedia

La grandeza como poeta de Dante Alighieri radica en el hecho de haber escrito La Divina comedia, un poema alegórico – didáctico, que consta de 14230 versos en rima. Con obvia referencia al misterio de la Trinidad, repartidos en cien cantos, y que probablemente fue comenzado en 1307 y concluido el mismo año de la muerte del poeta.

Escrito en los umbrales del período del humanismo, el poema con la visión del más allá, dividido en los tres reinos del infierno, el purgatorio y el paraíso, debe abordarse de acuerdo con el espíritu del simbolismo y el alegorismo característicos de la Edad Media.

En esta obra abundan las alegorías, los símbolos, los emblemas. Así como alusiones a la época en la que al autor le tocó vivir, en plena pugna entre gibelinos y güelfos, y a personajes a los que conoció o a los que rememora.

A continuación, te presentamos un resumen de La Divina comedia, de Dante Alighieri, obra de espíritu religioso medieval, unida a los problemas políticos y humanos de la época.

Estructura y características de La Divina comedia

La Divina comedia

Los principales aspectos que forman parte de la estructura y las características de La Divina comedia son los siguientes:

  • Cuenta con un canto, a manera de introducción.
  • Está conformado por tres capítulos: el Infierno, el Purgatorio y el Paraíso.
  • Cada capítulo se encuentra dividido en treinta y tres cantos.
  • En total la obra suma cien cantos.
  • El infierno se encuentra conformado por nueve círculos.
  • El purgatorio se encuentra conformado por nueve estancias, las cuales están divididas en: la antesala, las siete gradas y el paraíso terrenal.
  • El paraíso se encuentra conformado por nueve esferas y el empíreo.
  • La totalidad de los cantos que conforman el poema, están escritos en un tipo de verso creado por Alighieri, llamado terza rima, donde las estrofas están compuestas por tercetos endecasílabos de rima enlazada.

El autor organiza de esta manera La Divina comedia, porque en la época medieval los números poseían un valor simbólico. Por lo que, es necesario conocer que:

  • El número tres representa la perfección divina y simboliza a la Santísima Trinidad.
  • El número cuatro, hace referencia a los cuatro elementos: fuego, aire, agua y tierra.
  • La sección siete, hace referencia a los pecados capitales.
  • El número nueve representa la sabiduría y la búsqueda del bien.
  • El número cien que representa la perfección.

Personajes principales

Básicamente los personajes principales de La Divina comedia son los siguientes:

  • Dante, el poeta peregrino, que simboliza la condición humana.
  • Virgilio, sabio poeta de la antigüedad, que simboliza la virtud y el raciocinio.
  • Beatriz, el amor de Dante, que simboliza la fe.

En La Divina comedia también se hace referencia a otros personajes de la historia antigua, bíblica y mitológica. Así como a figuras representativas de la época.

Resumen de La Divina comedia

El Infierno

Dante y Virgilio llegan al río Aqueronte, donde se encuentran a Caronte, quien es el barquero infernal que se encarga de llevar las almas hasta la puerta del infierno.

Primer círculo (no bautizados)

Este primer círculo representa el limbo en el que se encuentran todas aquellas almas que, poseen una serie de virtudes, pero no fueron bautizados y por lo tanto, no conocieron a Cristo, entre ellos se encuentra el propio Virgilio.

Segundo círculo (lujuria)

Sitio reservado para quienes han cometido el pecado capital de la lujuria. Minos se encuentra en la entrada de este círculo, quien es el encargado de inspeccionar las almas y determinar su castigo. Aquí se encuentra una mujer perteneciente a la nobleza Italiana llamada Francesca Rímini, símbolo de adulterio y lujuria.

Tercer círculo (gula)

Sitio reservado para quienes han cometido el pecado capital de la gula. Aquí las almas se encuentran sufriendo en una especie de pantano infectado y donde cae lluvia helada. Se encuentran en este círculo: Cerbero y Ciacco.

Cuarto círculo (avaricia y prodigalidad)

Sitio reservado para quienes han cometido el pecado de la avaricia, las almas derrochadoras también se encuentran es este círculo. Instancia regida por Pluto, quien simboliza un demonio de la riqueza.

Quinto círculo (ira y pereza)

Sitio reservado para quienes han cometido pecados relacionados con la ira y la pereza. El barquero que lleva las almas a través de la laguna Estigia hasta la ciudad infernal de Dite, es Flegias, hijo del Dios Ares. Aquí se encuentra Felipe Argenti, quien es enemigo de Dante.

Sexto círculo (herejía)

En este círculo se colocan en manifiesto las furias de la torre de Dite y Medusa. Dante y Virgilio son socorridos por un ángel, quien les abre las puertas de la ciudad de los incrédulos. Aquí se encuentran a los nobles Farinatadegli Uberti y Cavalcante Cavalcanti.

Séptimo círculo (violencia)

Sitio reservado para los violentos y tiranos. En este círculo, el guardián está representado por un minotauro de Creta. Dante y Virgilio son guiados por el centauro Neso, atravesando un río de sangre. Esta etapa del infierno se encuentra dividida en tres aros, dependiendo de la gravedad del pecado: violentos contra Dios, violentos contra sí mismos y violentos con el prójimo.

Octavo círculo (fraude)

Este círculo se encuentra dividido en diez fosas, donde reciben castigo las cortesanas, los rufianes, los aduladores, los adivinos e impostores, corruptos, ladrones, hipócritas, alquimistas y falsificadores.

Noveno círculo (traición)

Sitio reservado para los traidores. Aquí los poetas se consiguen con los titanes y el gigante Anteo, quien los traslada al último abismo. Se encuentra dividido en cuatro fosas: traidores a los parientes, traidores a la patria, traición a sus comensales y traición a sus benefactores. En el centro del círculo se visualiza a Lucifer y, desde allí, pasan al siguiente hemisferio.

El Purgatorio

Es el lugar donde las almas se purifican de sus pecados cometidos, para que puedan aspirar a alcanzar el cielo. En esta parte del poema, llegan a las orillas de la isla del purgatorio, donde se encuentran a Catón de Útica, quien representa el guardián de las aguas y prepara las almas para su tránsito por el purgatorio.

Antepurgatorio

A su llegada al  purgatorio, el poeta se encuentra con el músico Casella, quien canta una canción de Dante. Posteriormente, Sordello da Goito, trovador italiano, le sirve de guía hasta los monarcas que deben purgar su ambición de poder y, entre los que se encuentran las casas reales de Bohemia, Aragón, de la Pulla, Sicilia, Francia y Provenza.

Durante la noche, mientras el poeta duerme, Lucía lo lleva hacia la puerta del purgatorio. Cuando despertó, el guardián colocó en su frente una inscripción con siete P, que hacen referencia a los siete pecados capitales, marcas que a medida que transcurra por las diferentes etapas se irán eliminando de su frente. Un ángel le abre las puertas con las llaves místicas del arrepentimiento y la conversión.

Primera grada (soberbia)

Primer círculo del purgatorio destinado para quienes incurran en el pecado de la soberbia. Para perder la primera letra P, Dante contempló ejemplos que hacían referencia a la humildad, como el pasaje de la Anunciación. También, contempló una serie de imágenes que se referían al orgullo, como los pasajes de la Torre de Babel.

Segunda grada (envidia)

Círculo destinado para aquellos que purgan la envidia. Aquí, contempla actos que han servido de ejemplo de virtud personificadas en la Virgen María, Jesús predicando el amor al prójimo y pasajes de la antigüedad.

Tercera grada (ira)

Círculo destinado para aquellos que purgan la ira. La finalidad de esta etapa es la de confirmar el amor como un principio de todo bien, por lo que, Virgilio le habla a Dante sobre la moral y reflexionan sobre el amor mal encaminado.

Cuarta grada (pereza)

Sitio reservado para aquellos que caen en el pecado de la pereza. Durante este recorrido, se aprecia una discusión sobre el libre albedrío y cómo se relaciona con los actos humanos buenos y malos, también se hace referencia a las consecuencias de la pereza.

Quinta grada (avaricia)

Círculo destinado para aquellos que purgan la avaricia. Los poetas visualizan ejemplos de la virtud de la generosidad. Además, se encuentran a Estacio, quien es un maestro y poeta latino.

Sexta grada (gula)

Sitio reservado para aquellos que caen en el pecado de la gula. Durante esta etapa, Estacio relata que gracias a las profecías de Virgilio llamadas IV Égloga, logró liberarse de la avaricia, pero este cambio lo realizó en silencio y esto lo condenó. Aquí también se encuentran con Foresto Donati, quien fue salvado por las oraciones de su esposa.

Séptima grada (lujuria)

Círculo destinado para los lujuriosos. Virgilio habla sobre la generación del cuerpo y la infusión del alma. Aprecian cómo los lujuriosos cantan a la castidad desde un círculo en llamas. Por su paso en esta grada, se encuentran con los poetas Guido Guinizelli y Arnaut Daniel. Posteriormente, un ángel anuncia a Dante que debe pasar a través de las llamas para entrar al paraíso terrenal.

El paraíso terrenal

Una virgen del Medioevo, llamada Matilde, le sirve de guía y le devela las maravillas del paraíso. El recorrido por el paraíso terrenal comienza en el río Leteo, donde se aprecia una procesión de los siete dones del Espíritu Santo. También, aparece Beatriz quien lo exhorta al arrepentimiento. Luego, Dante es sumergido en las aguas del Eunoe, para regenerarse.

El Paraíso

Esta etapa se encuentra dividida en nueve esferas, en donde las almas están distribuidas por la gracia alcanzada. Los poetas Virgilio y Dante se separan e inicia el camino con Beatriz hacia el empíreo, donde habita Dios.

Primera esfera, la Luna (espíritus que rompieron el voto de castidad)

La primera esfera es la Luna, que simboliza a todos aquellos que no cumplieron a los votos de castidad. Beatriz habla sobre la importancia de los votos ante Dios y además, explica qué es lo que debe hacer el alma para reparar la falta.

Segunda esfera, Mercurio (espíritus activos y benéficos)

Dante se encuentra con el espíritu del emperador Justiniano, quien le dice que en Mercurio se encuentran aquellos que aportaron grandes obras para la futuro. También, Beatriz relata la doctrina de la inmortalidad del alma y la resurrección.

Tercera esfera, Venus (espíritus amantes)

Venus es el sitio donde los amantes consiguieron dominar su pasión. Se encuentra con Carlos Martel, quien es el heredero del trono húngaro, y el cual expone dos casos de su propia familia. Posteriormente, Fulco de Marsella, indica los pecados de Florencia.

Cuarta esfera, el Sol (doctores en filosofía y teología)

En esta esfera se encuentran los doctores en filosofía y teología. Santo Tomás de Aquino, aparece y aclara la predominio de Adán y Jesucristo haciendo referencia a la sabiduría de Salomón. También, habla sobre San Francisco de Asís.

Quinta esfera, Marte (mártires)

Esta esfera está destinada a todos los mártires de la cristiandad. En este círculo, Beatriz empodera a los caídos durante las cruzadas y, el poeta Dante se encuentra con Cacciaguida, su antepasado y el cual predice el exilio de Dante.

Sexta esfera, Júpiter (gobernantes justos)

Esta esfera está destinada para todos aquellos gobernantes buenos. En este círculo, Dante se encuentra con grandes mandatarios de la historia, que fueron considerados justos, tal es el caso de Trajano.

Séptima esfera, Saturno (espíritus contemplativos)

Es la esfera donde descansan aquellos que tuvieron una vida contemplativa, mientras estuvieron en la Tierra. Dante se encuentra con San Damián, con quien mantiene una conversación sobre la doctrina de la predestinación, el monacato y los religiosos llenos de maldad. También, San Benedicto habla sobre su decepción referente al destino de su orden.

Octava esfera, estrellas (espíritus triunfantes)

Las estrellas de esta esfera, representan a la Iglesia militante. Se le aparecen Jesucristo y la Virgen María, a quien ve mientras se realiza su coronación. Beatriz solicita para su amado Dante el don del entendimiento. Antes de salir de esta esfera, Dante fue interrogado, primeramente por San Pedro referente a su fe, luego por Santiago, sobre la esperanza y por último, por San Juan, evangelista sobre el amor.

Novena  esfera, cristalino (jerarquías angélicas)

En esta esfera, Dante vislumbra la luz de Dios, el cual se encuentra rodeado por nueve anillos de cortes celestiales. Se describen a los ángeles según las enseñanzas de San Dionisio. Beatriz relata a Dante la similitud entre la creación y el mundo celeste.

El Empíreo (Dios, ángeles y beatos)

El recorrido de Dante llega a su fin en esta esfera, ya que es aquí cuando asciende hacia un lugar más allá del mundo físico. El poeta es revestido por una luz y Beatriz destaca una inusual belleza.  Dante observa una rosa mística, que representa el amor divino.

Beatriz ocupa un puesto al lado de Raquel. El poeta es guiado por el último tramo por San Bernardo. La Santísima trinidad se materializa en forma de tres círculos de igual tamaño. Posteriormente, Dante es iluminado y abre su entendimiento y al fin logra entender el misterio del amor divino.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: