Dadaísmo: qué es, sus características, obras y artistas más representativos

Dadaísmo

El dadaísmo es un movimiento literario y artístico vanguardista, se suscitó durante el primer periodo del siglo XX. Se reconoce como punto de inicio del tiempo de publicación. Por ello, el manifiesto inaugural fue escrito por Hugo Ball en el año 1916. No obstante, antes de este periodo, ya se habían conocido manifestaciones artísticas de este tipo. Como por ejemplo, los ready made, del famoso Marcel Duchamp.

Origen del dadaísmo

El dadaísmo se refiere a un movimiento artístico y cultural que fue ingeniado con el propósito de contrariar las artes. Nace en el año 1916, específicamente en el Cabaret Voltaire, de Zúrich. Como ya se dijo, fue desarrollado por Hugo Ball, el escritor de los principales textos con estas mismas características. Después de ello, se unió el rumano Tristan Tzara, que llegaría a convertirse en el emblema de la manifestación.

Dadaísmo

Entre la característica principal está la dificultad del concepto de razón, instaurado por el positivismo. Asimismo, se especializó en la revelación contra las convenciones literarias, especialmente las artísticas. Debido a que, se burlaban del arte y de los artistas burgueses. Esta actividad se extendió en una gran diversidad de manifestaciones artísticas como escultura, pintura, música y poesía.

Los integrantes de esta cultura la sentían como un modus vivendi. Las cuales, tenían presente a otros por medio de los gestos y de los actos. En el momento de cuestionar o retar el canon artístico o literario, esta cultura debía generar un modo de antiarte moderno. Por lo que se puede decir, que se refiere a una provocación dirigida a cambiar el orden previamente establecido.

Características resaltantes del dadaísmo

Arthur Cravan afirmaba que: “es necesario introducirse en la cabeza que el arte es solo para la burguesía. Y yo sé que un burgués es un señor que no posee imaginación”. Este personaje era un fiel representante del dadaísmo, porque pensaba que se tenía que romper con la tradición. Entre las características de esta manifestación más importantes podemos mencionar:

Movimiento rebelde

En este se pretende dejar a un lado la sociedad de los burgueses. En este sentido, las palabras de Arthur son fuertemente representativas. Se debe recordar que estamos introducidos en la guerra más cruel de la historia europea. Los cimientos del mundo se desequilibran, y los ingeniadores sienten la tentación de comenzar desde cero. Esto lo deben hacer de una forma distinta de lo que anteriormente se había realizado. Tampoco se debe obviar, los sentimientos fuertes nihilistas, naturales en donde se evidencia la muerte, la destrucción y la sangre.

Reformas radicales

Para esto no existen fórmulas ni modos anteriores. Por ello, en la cultura domina lo esencial y el uso de materiales, montajes y géneros nunca antes vistos. Es explicado con el ejemplo de La Fuente del urinario masculino Duchamp. El cual, fue elevado en su máxima categoría de arte por simplemente poseer una intención creadora.

Plantearon la utilidad y el arte

Cuando un urinario es capaz de ser elevado a la categoría del arte con objetos de la vida cotidiana. Resulta muy normal que se pregunten acerca de los objetivos alcanzados. Como por lo menos ¿para qué son? ¿Generan belleza? ¿Renuevan conciencia? ¿Abren las puertas de los cambios sociales? En este sentido, el dadaísmo se centra en todas estas preguntas. Lo cual, va desde el nihilismo o la inutilidad hasta llegar al motor del progreso humano.

Dinamitaron todas las fronteras

Esto lo hicieron para la eternidad. Los lienzos diseñados fueron con objetos que lograron formar collages. No obstante, no llega hasta aquí, ya que evoluciona hasta el ensamble e introduce objetos tridimensionales. Como ejemplo la arena, el acero o los cables. Ciertas obras son difíciles de explicar y no califican en maneras tradicionales como la poesía, la escultura, el teatro o la pintura.

Utilización de todo tipo de materiales

En esta manifestación se usaron distintos materiales, inclusive el reciclaje. Esto sucedió por primera vez en la historia, al iniciar con el dadaísmo. Sin embargo, posteriormente se convirtió en una práctica frecuente. Siendo tanto así, que ya para finales del siglo XX se utilizaron objetos biológicos, animales disecados, obras destruidas, entre otros. Así como también, se emplearon vidrios sobre los lienzos, hierro, maderas coloreadas…

Apasionados por el collage

Desde la línea del Cubismo hasta terminar al ensamblaje. No existe una obra de esta cultura que no se considere pura. Todos sus títulos son elaborados por técnicas diversas y terminan con la categoría de los géneros. Entre sus innovaciones se puede mencionar el fotomontaje que realizo Man Ray. En donde se precisa el lirismo y los modos para buscar efectos surrealistas.

Un movimiento, critico, irónico y con sentido de humor

Sus expresiones son dedicadas a la parodia, el teatro alocado o las payasadas. Por ello, busca el lado revés de las cosas, del orden social y de las relaciones humanas. Anteriormente a este nunca se había experimentado algo parecido. Las obras teatrales se estructuraban a la perfección, aun cuando fueran sencillas o cómicas.

Surgió en Zurich a los alrededores del Cabaret Voltaire

Desde final del XIX, y cuando ya casi finaliza el XX se conocía como el ombligo del universo. En sus talleres y cafés se lograban producir las mejores obras de arte que aspiraban alcanzar la internacionalidad. En las mesas de las aceras de esta región simplemente se trataban temas de religión, filosofía, política y literatura. Por ello, eran inspiradores para famosas obras de arte de artistas y escultores plásticos reconocidos.

A pesar de todo esto, este género nació fue en Suiza, en Zurich. Una región que se había declarado neutral a la guerra. Estos dadaístas solían reunirse en el Cabaret Voltaire. De manera paralela el movimiento comienza en Nueva York, de la mano de Picabia y Duchamp. Con esto se selecciona la ciudad de los rascacielos como el primer centro artístico de la historia del arte. En el lado Europeo comienza en Berlín, para posteriormente instaurarse en Europa y Alemania.

Actitud e intención

Como se ha mencionado, este movimiento surgió con el propósito de ir en contra de las artes. Los artistas que lo conformaban consideraban más relevante la ironía, la mofa y la provocación. Ya que se trataba de una manera agresiva e incluso de su propia producción. Por este motivo, se esmeraban al realizar las instalaciones los montajes poéticos y teatrales.

Poemas simultáneos

Cuando se encontraban en el Cabaret Voltaire, se daba rienda suelta a todas las propuestas del arte dadaísta. Por ello, allí se realizaban recitales poéticos con carácter revolucionario, transgresor, y provocador. En este sentido, los poemas conocidos como simultáneos fueron los que mayor éxito alcanzaron. Estos eran recitados en varias lenguas al mismo tiempo en alemán, inglés y francés. La compresión era difícil y es que lo que buscaba precisamente era ese efecto, el de confundir a las personas.

El dadaísta literario también ingenió poemas estáticos. Se trataban de unos cartelones que poseían tipografía y una palabra en particular. Cada una de estas, eran colocadas en sillas. Después se bajaba y se subía el telón. En cada cambio del escenario estas letras eran desordenadas. Con esto se lograba que el espectador entendiese sobre las alternativas polisémicas del arte literario.

Fieles representantes del dadaísmo

Entre estos, se mencionan:

Marcel Duchamp

Nació en el año 1887 y fallece en el año 1968. Se sitúa específicamente en Nueva York, es uno de los más emblemáticos representantes de esta manifestación. Era considerado como un corruptor del arte. La estética que lo caracteriza manifestaba un hastió de las fórmulas comunicativas que se convierten en revolucionarias.

Es el padre de los ready mades. Que se refieren a objetos que poseen una poderosa impronta irreal y onírica. Los cuales, se realizaron usando la técnica del ensamble, y de otros que existen en la vida cotidiana. El carácter dominante de sus obras invita a la confusión de la interpretación. No obstante, los títulos sirven para vislumbrar el mensaje desde otro punto de vista.

Francis Picabia

Se conoce como el negador del arte y nace en el año 1879, muere en 1953. Pasó por todos los ismos posibles, desde el Cubismo hasta llegar al Futurismo. Solía mezclar objetos de tipología industrial con textos jocosos e irónicos. En los que hacia saltar por el aire el orden establecido de la concepción burgués.

Salvador Dalí

Es el primer surrealista que formó parte del arte dadaísta. Por ello, se reconoce como un representante de gran importancia en el movimiento. Su estática fue llevada a la vivienda regalada de su esposa Gala. Específicamente en el Castillo de Púbol, en primera instancia militaba tomando como referencia la línea de Dadá.

Man Ray

Nacido en 1870 y falleció en el año 1970. Cuenta con fotografías famosas que fueron inspiradas en la línea surrealista. Conoce a Marcel Duchamp en el año 1915 y, junto a este, emprende el camino de la innovación fotográfica. Para esta técnica solían usar el aerógrafo. Así como también, la creación de objetos imaginarios que eran difíciles de clasificar.

Jeans Arp

Es un amante del dadaísmo muy polifacético. Era de origen francés y nació en el año 1887. Se dedicaba tanto a las esculturas, como a los poemas. Años más tarde logró evolucionar en el surrealismo y la abstracción.

Max Ernst

Se consagró como un seguidor de la cultura dadaísta muy fundamental, nacido en 1891. El transcurso de su carrera lo dedicó a experimentar con distintos materiales, formas y técnicas. Su vida fue algo complicada, y pasó por distintos matrimonios. Entre sus esposas, estaba Peggy Guggenheim y Leonora Carrington. También se encuentra entre los emblemáticos del surrealismo.

André Breton

Se interesaba por la escritura automatizada y nació en 1896. Comenzó trabajando de enfermero en algunos hospitales psiquiátricos. En esa época, dichos lugares eras oscuros centros, en donde recluían personas que no podían ser curadas. Como por ejemplo: problemas de bipolaridad, esquizofrenia, psicosis, alucinación, etc.

Para ese tiempo, ya las teorías de Freud estaban publicadas. Por ende, el personal psiquiátrico y los artistas comenzaron a examinar los recovecos del subconsciente. Breton fue uno de esos interesados, y se involucró con la escritura automática. Ya que la consideraba, como un medio de comunicación de la mente consciente con la inconsciente.

Tristan Tzara

Otro de los máximos exponentes del arte dadaísta. Se encargó hasta el día de su muerte en 1963 de organizar por París entero espectáculos callejeros. En donde su finalidad principal era mostrar su manifestación del anti-arte. Asimismo, también fue el creador de diversos manifiestos del movimiento.

Obras destacadas del dadaísmo

Las obras más reconocidas de este arte dadaísta son las siguientes:

  •   “La Fuente” de Marcel Duchamp año 1917.
  • “La novia puesta al desnudo por sus solteros” de Marcel Duchamp años 1915-1923.
  •  “Nada de ello sabrán los hombres” de Max Ernst año 1923.
  • “Retrato de Tristan Tzara” de Jeans Arp del año 1916.
  •  “La conquista de filósofo” de Giorgio Chirico del año 1914, quien luego se abanderó con la pintura metafísica.
  • “Rueda de bicicleta” de Marcel Duchamp. Se trata de un objeto de arte que consiste en una rueda en su horquilla sobre una butaca de madera. Data del año 1913.
  • “Preludio a un brazo roto” también de Marcel Duchamp. Es una escultura del año 1915 que se refiere a una pala de nieve tradicional con algunos toques artísticos. Fue ingeniada en el año 1915.
  • “The Gift” fue confeccionado por el famoso Man Ray. Se trata de una plancha con 14 chinchetas adheridas a la suela. Esta obra se realizó en el año 1921.
  • “Ubu imperator” fue una obra pintada por Max Ernst en el año 1923. En esta se destaca una figura que representa una torre con brazos humanos.
  • “Apolinére Enameled” se desarrolló en el año 1916-1917 del grandioso Marcel Duchamp. La imagen manifiesta a una niña que pinta un somier con una pintura blanca esmaltada.

Construir la sensibilidad sobre la palabra

Todo sistema suele coincidir hacia una perfección muy monótona. En donde se estanca la idea de una ciénaga abrillantada, del relativo producto humano. Esto significa, que las obras de arte no tienen por qué ser la belleza en sí misma. Todavía más cuando la misma ha muerto.

El dadaísmo no define un estilo único, debido a que se basa en criticar el sentido habitual del arte. Sin embargo, se juntan en torno al conjunto de los principios que son compartidos. Los cuales, dan un aspecto característico tanto a nivel plástico como literario. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: