William Shakespeare: biografía y obra

William Shakespeare

En ocasiones suave y cínico. En otras, lírico y sórdido, las obras de William Shakespeare han tejido a través del tiempo una red de sentimientos. Logrando construir por medio de ellas, un universo donde se enfrentan la verdad y la mentira, el sueño y la realidad.

En general, toda su poesía es alegórica y puede ser interpretada de diferentes maneras o darle muchos sentidos. Las palabras de Goethe resumen lo que pueda decirse acerca del gran dramaturgo inglés: “No hay momento, no hay tema de la vida que él no haya representado y expresado, y todo ello, ¡con qué inigualable agilidad y libertad! Toda alabanza sería insuficiente”.

La biografía y obra de William Shakespeare sigue siendo un misterio para muchas personas. Por lo tanto, en este artículo podrás encontrar lo más relevante de la vida de este genio de la literatura universal.

Aspectos más importantes de la vida de William Shakespeare

William Shakespeare  nació el 23 de abril de 1564, en un pequeño pueblo inglés llamado Stratford – Upon – Avon, ubicado al sur de Birmingham (Inglaterra). Fue el tercer hijo de un burgués llamado John Shakespeare, de oficio comerciante y político. Su madre fue Mary Arden. Se estima muy probable que estudió en la Grammar School de Stratford.

William Shakespeare
Imagen de Wikipedia

Del año 1582 data su boda con Anne Hathaway, con la que tuvo tres hijos, y algunos años antes de 1592 se marchó a vivir en Londres, donde trabajó como actor. Seguidamente, entre los años 1593 y 1594 aparecen sus dos poemas largos, de gusto renacentista, Venus y Adonis, dedicados al conde de Southampton, y La violación de Lucrecia, para el mismo personaje.

Tras la epidemia del año 1593, que obligó a clausurar todos los teatros de la capital, actuó en la compañía “del Camarlengo” en The Theatre. Donde permaneció unos tres años, ya con cierto crédito como intérprete y también como autor dramático.

De la representación de sus piezas teatrales se encargó inicialmente su amigo Richard Burbage. La compañía dirigida por este se incorporó más tarde a la Lord Chamberlain’s Company. Seguido la muerte de la reina Isabel I en el año 1603, la compañía en la que intervenía Shakespeare se puso bajo la protección del rey Jacobo I y cambió su nombre por el de King’s Men (Los hombres del rey).

En el año 1609 fueron publicados sus sonetos por Thomas Thorpe, textos poéticos muy polémicos y que están dedicados a un tal “Mr. W.H.”, que no ha podido ser identificado. Tiempo después, en el año 1611 regresa a su pueblo natal, donde permanece hasta el día de su muerte, ocurrida días después de su cumpleaños número 52, en el año 1616.

Para el año 1623, dos de sus compañeros del teatro, J. Heminge y H. Condell, publicaron sus obras. Se trata de la edición llamada First Folio, el texto de mayor autoridad, basado en las mejores ediciones impresas o en los manuscritos del autor, cuidadosamente conservados por los citados King’s Men.

Las obras dramáticas de William Shakespeare 

Se presume que William Shakespeare llegó a escribir aproximadamente 39 obras teatrales en los géneros de comedia, tragedia y drama histórico. Además, de 154 sonetos y cuatro obras líricas.

Para hablar de su producción dramática, de imposible fijación cronológica, se han establecido convencionalmente cuatro períodos creativos. Irían desde el Shakespeare juvenil (período que data aproximadamente en 1595) hasta el Shakespeare de La tempestad (1611).

Primer período

Al primer período se adscribirían la trilogía Enrique VI (entre 1590 y 1591), Ricardo III (1592), Tito Andrónico (1592), “tragedia de la venganza”. De igual forma, La comedia de los errores (1593), Los dos caballeros de Verona (1594). También,  La doma de la bravía o La fierecilla domada y Trabajo de amor perdido.

Aún existen dudas por la inclusión en esta época de El sueño de una noche de verano y de Bien está lo que bien acaba, comedia a la que se han dado fechas tan alejadas como las de 1593 y 1603.

Segundo período

Una segunda etapa creativa sería la comprendida entre 1595 y 1599. Con el segundo ciclo histórico formado por Ricardo II, Enrique IV y Enrique V, la tragedia romántica de Romeo y Julieta y la mayor parte de sus sonetos.

Tercer período

Al tercer período corresponderían los años que van desde 1599 hasta 1608 o 1609. En ese sentido, sería la “época de las grandes tragedias” desde Julio César (1599), hasta Coriolano (1607), pasando por Hamlet, Otelo, El rey Lear, Macbeth y Antonio y Cleopatra. Además, de piezas como Troilo y Cresida, Como gustéis y Medida por medida.

Cuatro período

Finalmente, vendría un cuarto y último período, en el que figuraran Cimbelino (entre 1609 y 1611), El cuento de invierno (1610), La tempestad (1611) y, por último, Enrique VIII. Todo este conjunto de obras, constituyen una de las creaciones literarias más universales que haya aportado el hombre y en esta apreciación apenas existen discrepancias.

Entre los personajes del dramaturgo inglés, cabe citar la jovial figura de sir John Falstaff, que impregna con su comicidad en Enrique IV. La Italia del Renacimiento le inspiró a William Shakespeare comedias como Duodécima noche y Bien está lo que bien acaba, pero fuentes e influencias de muy diverso origen se funden en el crisol de su genial inventiva.

Estilo característico de William Shakespeare

Las principales características de su dramaturgia y lírica son las siguientes:

  • Su extraordinaria capacidad de síntesis.
  • El uso correcto y extenso del idioma.
  • Los protagonistas de sus obras son personificaciones de sus virtudes, defectos y obsesiones.
  • Destaca temas universales como lo son el amor, la muerte, la belleza y la política.
  • Capacidad para mezclar la realidad con la fantasía.
  • Uso de metáforas y juegos de palabras.
  • El tema principal de sus comedias es el amor. Los personajes por lo general, son enamorados que tienen que superar una serie de obstáculos.
  • Sus tragedias se basan en sentimientos de dolor y de codicia del alma humana.

La herencia de William Shakespeare

Las obras de William Shakespeare han sido ampliamente traducidas en casi todos los idiomas. Además, de ser representada en el teatro por siglos. También, se han realizado numerosas películas y ha sido inspiración de óperas a nivel mundial.

Cada 23 de abril se celebra en su honor, el Día Internacional del Libro, con el objetivo de promover la lectura y dar valor a la literatura. En la actualidad, en los teatros de todo el mundo, se siguen representando sus tragedias y comedias. En las versiones originales o con adaptaciones de la época moderna.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: