Svalbard “la Bóveda del Fin del Mundo”de semillas

Bóveda del Fin del Mundo

La Bóveda del Fin del Mundo está ubicada en la isla de Spitsbergen en Noruega de Svalbard,  se trata de un gigante depósito subterráneo de semillas. Cabe destacar que, ha superado el medio millón de semillas, convirtiéndolo así en el almacén más grande a nivel mundial.

Es importante mencionar que su capacidad de almacenamiento es de 4.5 millones de diversidad de cultivos. Inclusive, cada variedad posee 500 semillas, que es lo mismo que una capacidad máxima de 2500 millones de semillas. ¿Quieres conocer más sobre este tema? No te pierdas la información que te vamos a brindar en el siguiente texto.

¿Cuáles son los objetivos de la Bóveda del Fin del Mundo?

El principal objetivo de la Bóveda del Fin del Mundo es resguardar la variedad de los cultivos del planeta. Además, de desarrollar la capacidad de crecer en distintos climas, resistentes a enfermedades y con grandes valores nutricionales. Como por ejemplo: Estados Unidos, Rusia, Japón, Burundi, Corea del Norte, Colombia, Alemania, entre otros. Asimismo, realizan entregas varias veces al año. Hoy en día, reposan sobre ella 1.059.646 variedades de cultivos únicos.

Bóveda del Fin del Mundo
Imagen de Wikipedia

¿De qué manera se protegen los cultivos? Esta es la mejor parte, ya que es resistente a impactos de bombas nucleares, terremotos y otros desastres. Por ende, es necesario conservarlos, debido a que funcionan como sustento a la humanidad, en caso de una catástrofe mundial. Por otra parte, cuando falla la electricidad, posee una capa de suelo congelada permanentemente, que consigue funcionar como refrigerante natural. También, fue construida a prueba de radiación solar, erupciones volcánicas.

Con relación a su ubicación, se encuentra a 130 metros sobre el nivel del mar. Al mismo tiempo, la temperatura natural de -3 y -6 °C y la refrigeración natural de -18 °C, lo que permite conservar las semillas durante muchos años. Por todos estos motivos,  es que se le conoce como la “Bóveda del Fin del Mundo”.

Datos que, probablemente, no conocías sobre la Bóveda del Fin del Mundo

Te resultará interesante conocer estas particularidades que se encuentran presentes en la Bóveda del Fin del Mundo:

  • Resistente a la crecida del nivel del mar, terremotos y actividades volcánicas.
  • 12 m de profundidad en la gélida montaña.
  • Las semillas primordiales son: garbanzos, arroz, trigo, bananas, pasta y frijol.
  • Se le invirtió recientemente la cantidad de 9,3 millones de dólares.
  • Tiene una capa permanente de hielo que permite la refrigeración natural.
  • Puertas de seguridad que solo conceden el paso de personas autorizadas. Por ello, se consideran como a prueba de exposiciones.
  • Cuenta con tres almacenes, en donde se guardan aproximadamente 2000 millones de semillas.
  • Las semillas son empacadas en paquetes de aluminio con una capacidad de  500 semillas selladas con calor.
  • Cada caja contiene entre 409 y 500 envoltorios.
  • Las muestras se abrirán en caso de que otros recursos hayan sido agotados o destruidos.

La gran inversión del gobierno de Noruega

En el 2008 fue creada la Bóveda del Fin del Mundo, que hasta ahora alberga centenares y millones de semillas. Con el fin de que, en caso de una catástrofe mundial, pueda salvarse la agricultura. El Fondo mundial para la Diversidad del Banco Genético Nórdico y el gobierno Noruego fueron los que impulsaron este proyecto. De esta forma, determinaron que los cultivos corren un gran riesgo en caso de amenazas globales por cambios de clima.

Asimismo, se localiza a más 120 m de profundidad en una montaña de piedra arenisca. Por ello, ni que se deshiciera todo el hielo del planeta quedaría completamente tapado por el agua. Una idea un poco loca para muchos, pero Noruega se adelantó a los acontecimientos y posibles eventos que pudiesen suscitarse. Sin embargo, en el año 2017 sufrió una inundación tras derretirse el hielo permanente. Esto representó un problema que no estaba previsto al construirse, porque no pensaron que el verano sería tan cálido.

Después de este inconveniente, el gobierno Noruego invirtió 21,7 millones de dólares para su reparación y prevención de eventos similares. No siempre se puede asegurar de que algo es totalmente seguro, por ello se estudian nuevas remodelaciones, de ser necesario.

El desorden climático

Fundamentalmente, se tiene previsto que, en las dos décadas siguientes, el rendimiento de cultivos disminuirá un 33%. Esto puede deberse al aumento de plagas, elevación de temperatura o a los mayores niveles de sanidad del suelo. Como consecuencia de esto, se predice más hambre en el mundo, poniendo en riesgo la seguridad alimentaria de muchas familias. Es por ello, que se deben proponer soluciones, como esta fenomenal iniciativa que inició Noruega.

Existen otros bancos de semillas alrededor del mundo, pero se puede decir que ninguno es tan seguro como el de las Svalrbard. De cierta manera, la situación actual tendría que empeorar mucho para recurrir a las semillas de la bóveda. Además, no hay que olvidar que los daños de la crisis climática llevan años poniendo en riesgo el trabajo de los agricultores.

La bóveda en tiempos de pandemia

La bóveda tiene semillas de todo el mundo. De hecho, cuenta con cultivos únicos africanos y asiáticos de sorgo, trigo y maíz, como europeas y sudamericanas. Así como lo son los de berenjena, cebada, papa y lechuga.

La pandemia del Covid 19 ha sido un gran punto de reflexión. Sobre todo, porque nos lleva a pensar en la Bóveda como un plan “B”. Dicha pandemia no amenaza el interior de esta bóveda, debido a que no poseen empleados permanentes trabajando en las instalaciones.

Inclusive, este almacén ha servido de ejemplo ante los ojos del mundo. Si bien es cierto que la pandemia no es de gran magnitud para hacer uso de la bóveda, ha servido como ejemplo. Sobre todo, porque podemos decir que existe una alternativa para una catástrofe mayor. Con los 4.5 billones de semillas almacenadas en esta bóveda puede haber una solución. Suponiendo que ocurriese un siniestro de mayor magnitud que pusiera en riesgo la seguridad alimentaria del planeta.

A lo largo del tiempo se ha evidenciado, a nivel agrícola, que suceden pequeñas pérdidas. Comprometiendo con esto, la alimentación de muchas personas de diferentes partes del mundo. Es por ello, que es necesario reflexionar sobre que no se debe esperar una pandemia o catástrofe para plantear soluciones, como los de la Bóveda del Fin del Mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: