¿Qué es una Planta Basilical? Concepto, historia y usos

¿Qué es una Planta Basilical? Concepto, historia y usos

El concepto de Planta Basilical se refiere a la arquitectura de los edificios públicos romanos que eran usados por la iglesia paleocristiana; antes a este uso, esas estructuras espaciosas y lujosas se utilizaban en las antiguas Grecia y Roma para el desarrollo de actividades comerciales y judiciales.

Se trataba de salas largas, de forma rectangular donde funcionaban mercados, se hacían transacciones financieras, se realizaban reuniones de ciudadanos, ente otras.

Historia de la Planta Basilical

La Planta Basilical era una estructura que se utilizaba cientos de años antes de Cristo; la historia de cómo se convirtieron en lugares sagrados comienza en el siglo V antes de Cristo, cuando Roma dominaba las tierras que daban al mediterráneo; dominio que duró hasta el siglo V después de Cristo.

En el siglo I después de Cristo, surgió en Judea el Cristianismo, el cual pretendía reformar el judaísmo, lo que produjo que el imperio romano lo atacara y persiguiera con fiereza durante los tres siglos siguientes.

Eso explica la razón por la cual las iglesias cristianas no fueran inicialmente megaconstrucciones, sino que eran viviendas normales adaptadas para el culto, denominadas domus ecclesiae, lugar donde los cristianos hacían sus eucaristías sin ser descubiertos. Estas iglesias clandestinas no tenían ningún símbolo que las identificara, pues eran casas corrientes.

Es en este contexto de persecución donde fue naciendo el arte cristiano primitivo o arte paleocristiano, y es entre los siglos II y V después de Cristo, cuando se va desarrollando, destacándose dos épocas: la de persecución y luego la de libertad religiosa.

Los cristianos y los cultos antes de utilizar la Planta Basilical

Antes de comenzar a hacer uso de la Planta Basilical, los cristianos se reunían en las catacumbas, unos cementerios subterráneos donde enterraban a sus familiares y hacían algunos rituales. Estas catacumbas eran pasillos estrechos llenos de nichos llamados loculi; para los mártires se destinaban nichos especiales con forma de arco, los arcosolium o arcosolio, y también estaban las zonas más espaciosas y los cubículos, donde se realizaban algunas liturgias.

Después de casi trescientos años de persecución, el emperador Constantino I decidió promulgar el Edicto de Milán en el año 313, conocido como la tolerancia del cristianismo, y con ello se permitió la libertad de culto. Setenta años después del Edicto de Milán, el emperador Teodosio I convirtió el cristianismo en la religión oficial del Imperio Romano, con el Edicto de Tesalónica, lo que dio libertad de expresión y evolución al arte paleocristiano.

De esta manera, las nuevas congregaciones cristianas, cada vez más numerosas, ya no tenían que esconderse en catacumbas, y empezaron a construir las primeras basílicas cristianas. Muchas de estas basílicas fueron cedidas por Constantino a los cristianos para su culto, se trataba de los recintos que no estaban destinados a ningún Dios, sino que, como se dijo, eran lugares para actividades comerciales, judiciales, de reuniones, etc.

¿Qué es una Planta Basilical? Concepto, historia y usos

Conformación de la Planta Basilical

Una Planta Basilical o Basílica estaba conformada por tres a cinco naves separadas por columnas, donde los devotos escuchaban la misa de pie, y no fue sino hasta la Edad Media cuando incluyeron los bancos para sentarse y reclinarse.

Al final de las naves estaba el presbiterio, donde el sacerdote impartía los sacramentos, y al fondo estaba una cabecera en forma de ábside, espacio semicircular que era el lugar más importante de las basílicas cristianas, pues allí se encontraba el altar. Había una nave transversal llamada transepto que buscaba reproducir la cruz de Cristo en la Planta Basilical; sobre las naves laterales había unas galerías llamadas matronium, lugar destinado a las mujeres.

También estaba el nártex o pórtico, que antecede a las naves, y era donde los catecúmenos (personas iniciándose en el cristianismo y que aún no habían sido bautizadas) podían escuchar parte de las misas.

Basílicas famosas

Las basílicas paleocristianas más famosas se encontraban en Roma, de estas destaca la Basílica de San Pedro en el Vaticano, cuyos cambios la han hecho tal como se conoce en la actualidad. Otras basílicas mayores de Roma fueron la Basílica de San Pablo, la de Santa María la Mayor, y la de San Clemente, aunque ahora tiene un aspecto medieval.

Otra construcción típica paleocristiana eran los baptisterios: edificios octogonales ubicados al lado de las basílicas, y que tenían la pila bautismal en el centro donde la gente era bautizada.

Finalmente destacan además la basílica del Santo Sepulcro en Jerusalén y los martirium, unas ermitas que acogían los restos de mártires cristianos, o era simplemente un lugar sagrado por ser el sitio donde había muerto un mártir.

Tras la invasión de los pueblos bárbaros del norte, el Imperio Romano acabó dividido, la parte occidental terminó por ser completamente conquistada en el año 466, pero la parte oriental sobrevivió durante mil años más, y aunque ellos siguieron llamándose romanos, son conocidos como el Imperio Bizantino.

La parte occidental del imperio fue conquistada por varias tribus germánicas, y el arte romano y paleocristiano de la zona confluyó con el arte de estos pueblos y de ahí surgió el arte prerrománico.

Usos de la Planta Basilical

Antes de que surgiera el arte paleocristiano y de la expansión del cristianismo, las Plantas Basilicales estaban destinadas al intercambio comercial y financiero; eran salones de justicia y reunión de los ciudadanos. Con el advenimiento del cristianismo y la apertura del Imperio Romano a la libertad de culto, las Plantas Basilicales fueron cedidas a la iglesia como sitios de congregación.

En el ábside se ubica el altar, y a su alrededor se disponen quienes van a ofrecer la liturgia; luego está el presbiterio, donde se ubican los presbíteros, y para los fieles está destinada la nave o las naves, según las dimensiones de la basílica.

Una Planta Basilical básica está conformada solo por naves longitudinales, sin transepto. Actualmente, muchas basílicas tienes transepto, y a pesar de que inicialmente los templos cristianos cumplían las pautas de construcción de las basílicas, pronto diseñaron otras formas, como la planta de la cruz griega o la planta de cruz latina que se propagaron por todo el mundo, pero conservándose también la estructura basilical.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: