¿Qué es una cadena epidemiológica?

Cadena epidemiológica

La cadena epidemiológica, también conocida como la cadena de infección, es un modelo que determina cada uno de los eslabones que intervienen en el mecanismo de transmisión de una enfermedad. Su finalidad es la de identificar dónde se puede actuar, determinar qué medidas de prevención y control aplicar. Para de esa forma, evitar la aparición de un padecimiento.

Este método no es más que una ruta planteada para hacer seguimiento al agente infeccioso. Sobre todo, desde la fuente de infección, hasta quien es vulnerable a ella. Es aplicado frecuentemente a las enfermedades transmisibles teniendo como base la teoría de los procesos infecciosos.

En este artículo, encontrarás información relevante de este tema, sobre qué es una cadena epidemiológica y su importancia.  

Definición de cadena epidemiológica

Es la secuencia de elementos que intervienen en la transmisión de un agente, desde una fuente de infección hasta un huésped vulnerable. Es decir, son los pasos que sigue un agente causal, desde su hábitat natural (reservorio), hasta el huésped vulnerable.

Cadena epidemiológica
Imagen de Freepik

Inmunidad

Es la fase de resistencia del organismo ante los agentes infecciosos externos. El organismo cuenta con un mecanismo de defensa, que identifica los componentes de un agente patógeno para luego comenzar un proceso de eliminación del mismo. El proceso comienza determinando la ubicación de las células afectadas por el agente patógeno, lo que luego da lugar al proceso de barrera para evitar su extensión. Los métodos de barrera se presencian de forma mecánica o química.   

Los métodos mecánicos de barrera son obstáculos físicos, tales como la capa externa de la epidermis. Los obstáculos químicos forman un medio hostil donde el agente patógeno no se desarrolla, tales como la saliva y el sudor. La inmunidad suele ser natural o adquirida. La inmunidad natural es la que suministra una barrera sin necesidad de ser estimulada. Por el contrario, la inmunidad adquirida es la que necesita estímulos externos.

A su vez, la inmunidad adquirida puede ser activa, cuando el organismo detecta el agente patógeno y comienza una etapa de protección. También, puede ser pasiva, que es cuando el paciente recibe anticuerpos ajenos formados en otro huésped, como por ejemplo: las medicinas y las vacunas.

La cadena epidemiológica y la clasificación de enfermedades

Existen diferentes niveles de enfermedad, dependiendo de la frecuencia de contagio y el tiempo entre cada contagio. Según esto, las enfermedades se clasifican en:

Epidemia

Ocurre cuando el agente patógeno contagia a un número superior de lo esperado de huéspedes. Es limitado en el tiempo y el espacio.

Pandemia

Es cuando el agente patógeno contagia a un número de huéspedes en un espacio ilimitado. Es decir, que puede atravesar fronteras de países o continentes.

Endemia

En este caso, el número de patógenos se multiplica y se alarga en el tiempo y el espacio. Es decir, que existen varios casos durante un periodo ilimitado de tiempo.

Desarrollo de una enfermedad

Para que una enfermedad se desarrolle, se requiere de una serie de acontecimientos que faciliten su aparición. Estos acontecimientos están conformados por la denominada triada ecológica, que se encuentra formada por tres elementos. Los cuales son: el agente causal, el ambiente y el huésped.

Componentes de una cadena epidemiológica

La cadena epidemiológica está compuesta por una secuencia de eslabones, los cuales definiremos a continuación:

Agente

Es el elemento que se requiere esté presente para que una enfermedad se desarrolle. Es posible que sea biológico, físico o químico. Un agente biológico puede ser: bacterias, virus, espiroquetas, parásitos animales, parásitos vegetales, entre otros. El agente físico es aquel que pudiera llegar a producir un estado patológico, como por ejemplo: una quemadura, un traumatismo por accidente, una herida de bala, entre otros.

Los agentes químicos son aquellos que originan un estado patológico al estar en contacto con ellas, bien sea por exposición directa o indirecta. Como por ejemplo: ácidos, sustancias radiactivas, insecticidas, pesticidas, entre otros. Algunas características del agente son:

  • Intrínsecas: tamaño, forma, composición química, etc.
  • Comportamiento en el huésped: contagiosidad, patogenicidad, virulencia, capacidad invasiva, antigenicidad.
  • Comportamiento frente al medio: resistencia, temperatura, humedad, entre otros.

Fuente de infección

La fuente de infección puede ser:

  • Reservorio: es el lugar natural donde crece, se desarrolla y se multiplica el agente. Es probable que sea humano o animal.
  • Ambiente: constituye una fuente, ya que en él los agentes no se multiplican.

Puerta de salida

Es la vía que es utilizada por el agente causal para salir de la fuente de infección. En ese sentido, el mecanismo a ser utilizado puede ser: la piel, la placenta, el aparato respiratorio, el aparato digestivo, el tracto genitourinario.

Mecanismos de transmisión

Es el medio que utiliza el agente desde la puerta de salida del reservorio, hasta la puerta de entrada del huésped. Se da de dos maneras:

  • Transmisión directa: ocurre cuando el agente infeccioso pasa de manera inmediata, del reservorio infectado hasta la puerta de entrada del huésped vulnerable. Como por ejemplo: micro gotas producidas por estornudos y tos, los besos, el contacto sexual, entre otros.
  • Transmisión indirecta: ocurre cuando el agente infeccioso llega al huésped por medio de un intermediario. Es posible que sea a través de un vehículo, un vector o por el aire.

Puerta de entrada

Es el lugar donde el agente infecta al huésped. Puede ser: el aparato respiratorio, el aparato digestivo, heridas, mordeduras, tracto genitourinario, entre otras.

Huésped

Es el individuo sano, en el cual se desarrolla la enfermedad transmisible. Presenta algunas características como: edad, raza, estado nutricional, condiciones de vida. Además, de trabajo, susceptibilidad, resistencia, inmunidad.

Importancia de la cadena epidemiológica

Su importancia radica en que al identificar los posibles eslabones de cada enfermedad, se podrá interrumpir la cadena de transmisión. Además, de prevenir el desarrollo y propagación de la enfermedad en cuestión.

Niveles de prevención

Según un estudio de medicina preventiva realizado por Leavell y Clark, la manera de prevenir enfermedades se establece por tres niveles de prevención:

La prevención primaria

Es aquella que ocurre en la etapa previa al desarrollo de la enfermedad. Para prevenir enfermedades en esta fase, se debe promover la salud en general, teniendo un estilo de vida saludable.

La prevención secundaria

Ocurre en la fase en la que el huésped es infectado por el agente patógeno. Durante esta etapa tiene lugar el periodo de incubación y se manifiestan los síntomas de la enfermedad en el huésped. Como método de prevención se usa la protección específica, es decir, diagnosticar la enfermedad e iniciar con medidas indicadas para el tipo de patología determinada.

La prevención terciaria

Tiene lugar en la etapa de recuperación. Para este nivel de prevención, se limita el daño que ha causado el agente patógeno en el huésped y se inicia el proceso de rehabilitación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: