Neoclasicismo: origen, características y disciplinas

Neoclasicismo

El neoclasicismo se conoce como una corriente artística que nació en Europa, aproximadamente en el siglo XVIII. Estaba inspirado en el arte y los valores antiguos de los tiempos grecorromanos y clásicos. Asimismo, se manifestó en diversas disciplinas artísticas como la pintura, la música, la literatura y la arquitectura.

La palabra viene del prefijo “neo” que quiere decir nuevo y del sufijo “ismo” que es indicativo de la doctrina o el movimiento. En Francia a este también se le conoce como clasicismo.

¿Qué es el neoclasicismo?

El neoclasicismo es una denominación del movimiento estético, artístico. Por este motivo, era muy bien acogido en distintos países como Estados Unidos y América. Los cuales, encontraban que los valores positivos del movimiento eran inspiradores para la independencia.

Neoclasicismo

Se pretendía el desarrollo de un arte que se comprometiera con los valores universales del racionalismo. De igual manera, se empleaba la secularización del estado. De tal forma que, al inicio el clasicismo, era considerado como un movimiento revolucionario.

Por otra parte, los artistas neoclásicos comprendieron que el racionalismo se trataba de una bandera que combatía el fanatismo. Lo cual, había generado nuevas guerras, debido a la religión alrededor de Europa. Por esta razón, la antigüedad clásica era vista una vez más como un modelo a imitar. Desde ese momento de la historia se dio inicio a la democracia, la ciencia y la filosofía.

Desde el momento que el Estado comienza a secular y a demostrar rasgos irracionales y autoritarios. Así como cuando Napoleón en Francia deseó extender el dominio por el resto de Europa. El neoclasicismo padeció un descrédito serio y lo juzgaron por ser sin alma, frío y proselitista. Por ello, el Romanticismo apareció en el siglo XVIII y su precedente inmediato fue el movimiento Sturm Und Drang.

Origen del neoclasicismo

El origen del neoclasicismo se refiere a la pretensión de trasladar el conocimiento humano a la cima del ordenamiento social. Esto significa que se trata de un arte del siglo XVIII, que fue ideado por la burguesía. La búsqueda inspiradora de la antigüedad se trataba de una práctica común en Europa. Esto tuvo un repunte extraordinario, después de los hallazgos arqueológicos de Jerome Bellicard, efectuados en el año 1749.

También se tiene que valorar el desempeño de Roma, como un lugar para los artistas y de cita de viajeros. En la ciudad se intercambiaban ideas y se visitaban las ruinas. Cada uno de estos, adquiría un bagaje cultural que llevaría de regreso a sus tierras de orígenes. Desde allí, surgió la Árcade de Roma y la Academia de la Arcadia. Los cuales, con sus colonias y sus numerosas sucursales, distribuidas por Italia, apuestan al equilibrio de los modelos clásicos.

Características resaltantes

En el caso de las obras neoclásicas eran serias. Haciendo énfasis a las emociones ingeniadas a partir de la simplicidad de las técnicas. Asimismo, se usaban las representaciones precisas, tanto en los detalles del rostro como las actitudes y los escenarios. Dichas obras manifestaban situaciones de la sociedad presente. Entre las características principales del neoclasicismo están las siguientes:

  • Pretendía alcanzar la armonía y el orden de desde la moral. Por ello, terminó siendo el arte del siglo revolucionario.
  • Involucró las artes visuales y decorativas, así como también: el teatro, la música y la literatura
  • Ayudó en la transformación de la sociedad por medio del arte. Gracias a los enfoques ilustrativos que se basaron en el conocimiento y la ciencia.
  • Eliminó el saturado estilo barroco, buscando uno más fiel y que se adaptase a la realidad.

Época de la ilustración

En el siglo XVII Europa estaba dominada por un movimiento filosófico e intelectual. La cual, se conocía como la Era de la razón. En este movimiento la ilustración conseguía un repertorio de ideas que se relacionaban con el academicismo. Por ello, se consideraba el neoclasicismo como algo revolucionario. Siendo tanto así, que ciertos filósofos pensaban que el destino podía ser controlado con las expresiones artísticas y el aprendizaje.

Por otra parte, la ilustración se caracterizaba por la oposición a las ideas católicas y al sistema monarca. Debido a que, su postura era parecida al movimiento que considera el hombre como centro del universo.

Dominio de la simplicidad y la sencillez

Todo el estilo, que predominaba para esa época, se basaba en la simetría, la estética y la sencillez. Asimismo, el neoclásico suele utilizar la razón. Por ello, casi siempre las expresiones del arte están cargadas de situaciones o temas reales que sucedieron en esas épocas. Su nacimiento es producto de la crítica de la extravagante decoración de los Rococó y lo Barroco.

De igual modo, este movimiento tenía como influencia la época ilustrada que está repleta de simbolismo. Como por ejemplo: las figuras de la filosofía y la razón, así como la verdad como eje central. En lo que se refiere a música neoclásica, se evitaba las melodías pesadas y las emociones demasiado aceleradas. Por el contrario, se buscaba algo natural que fuera diferente a lo practicado por el Barroco.

La temática del neoclasicismo

Lo neoclásico se caracterizaba por expresar situaciones económicas, sociales y políticas vividas en Europa. En relación con lo literario, se orientaba fuertemente hacia lo moralizante y lo didáctico. Sin embargo, no todo estaba basado en la lógica y la razón. Los temas principales se relacionaban con los dioses de civilizaciones antiguas, y mitología romana y griega.

Asimismo, la exaltación de lo semidesnudo y el desnudo predominaron, tanto en la escultura, como en la pintura. Generalmente se manifestaba al hombre como simbología de la perfección y la belleza. Esta utilidad es semejante a la que se aplicaba en la antigua Grecia. Además, también se expresa la temática de la historia, de manera especial la Revolución francesa. Por esto en las obras artísticas del neoclasicismo siempre se le hace énfasis a la revolución.

Napoleón Bonaparte fue el encargado de usar el arte como medio para la propaganda política. Por esta razón, las batallas se plasmaban en la mayoría de las pinturas. De igual manera, sucedía con los valores generales y los sacrificios de los héroes de la época.

Disciplinas presentes en el neoclasicismo

A continuación detallamos cada una de las disciplinas que formaron parte del neoclasicismo como lo son:

La literatura

Este auge sucedió entre el año 1660 y 1798. Los escritores de la época neoclásica intentaban imitar el estilo de los antiguos griegos y romanos. Esta influencia de ilustración se refleja en las características de la razón, didácticas, y lógicas. Por otra parte, la literatura manifiesta la previsión, la estructura y el orden de los textos.

En el caso de la literatura renacentista, el hombre era visualizado como un ser libre de pecados y bueno. Pero en lo neoclásico este era considerado como pecaminoso o defectuoso. En donde siempre buscaban asemejarse a la prosa del conocido escritor de origen griego, Cicerón. Por otra parte, los literarios del movimiento dieron menor importancia a las necesidades individuales que a las sociales.

Además, se rechazó el área fantástica y se inclinaban más hacia temas que sirvieran para generar conocimientos. Los escritores neoclásicos tenían que contar con una intención moralizante y didáctica. Ya que se pensaba que con las obras literarias, se podrían obtener nuevos conocimientos y mantenerse instruidos. Los géneros más conocidos de este movimiento fueron las fábulas, los ensayos, las parodias y las sátiras.

La arquitectura

En el caso de la arquitectura neoclásica, se trata de la primera expresión que enfrentó a lo extravagante que existía. Además, se enfatizaba los elementos planos, tratando de olvidar los excesivos ornamentos y los volúmenes escultóricos. La sencillez con que contaban sus diseños arquitectónicos es lo que la diferenció de estilos anteriores.

La arquitectura de este tipo, poseía elementos propios del diseño grecorromano. Por ello, sus columnas demostraban de forma particular el orden jónico y dórico. Las fachadas de las edificaciones neoclásicas poseían diversas columnas de manera simétrica o planas. En el caso de las decoraciones externas, eran simples y mínimas.

Representante de la arquitectura

Un reconocido francés que resaltó por sus trabajos neoclásicos fue Jean Chalgrin. Por ello, lo consideraron como el representante de la arquitectura del neoclasicismo. Este fue el diseñador del famoso Arco del Triunfo, ubicado en Francia, específicamente en Paris. Toda su tendencia estaba influenciada por el italiano – franco Giovani Niccolo Servandoni. Asimismo, su estancia en Roma permitió que se relacionara con otros arquitectos de su tipo.

Chalgrin fue asignado como el arquitecto del rey, un cargo de gran relevancia para la época. Esto sucede después que el conde Provenza contrae nupcias y es nombrado Rey de Francia. En esta labor, se encargó del diseño del Pavillon de Musique de Versalles, que fue solicitado por la condesa. Hasta el presente este edificio está intacto y es el vivo ejemplo de la arquitectura neoclásica.

La pintura

Con relación a la pintura en época neoclásica, abordaba características grecorromanas, tanto en temática como en estilo. Igualmente diversas historias de la mitología eran representadas por dichas composiciones. Más allá de tratarse de lo artístico, esta área se basaba en el ámbito educativo. Esto era como consecuencia del movimiento ilustrado que predominaba en Europa.

Tiempo después la Revolución de Francia se hizo más fuerte. En ese momento se centraron en la representación de episodios de eventos conmemorativos o batallas. Del mismo modo, que la Grecia antigua, pero de forma más sutil, se inspiraron en los desnudos. Por otra parte, prevalecía el uso de la iluminación como representación de lo dramático. En dichas obras se lograba el protagonismo con la utilización del claroscuro. Es por esto que, la mayoría de las veces, se ubicaba el personaje en el medio de la composición de arte.

La música

Se desarrolló en el siglo XX, especialmente en la época de las guerras mundiales. Los compositores de la era neoclásica decidieron inspirarse en la música del siglo XVIII. La cual, la denominaron como música barroca. El canon se motivaba con lo clásico y al mismo tiempo con lo barroco. Los artistas usaban la Revolución francesa como la principal fuente para conseguir las mejores letras.

Entre los mejores compositores de la época que liberalizaron el surgimiento de la era estaban: Paul Hindemith e Igor Stravinsky. La música del neoclasicismo, manifiesta una tendencia que permite volver a ciertos modelos estéticos. Dichos prototipos se relacionaban con la claridad, la restricción, la economía, el orden y el equilibrio. Se trataba de una reacción que limitaba la mala forma del romanticismo y las emociones desenfrenadas.

Representante principal de tonadas neoclásicas

El compositor ruso Igor Stravinsky se determinó como el mejor de la época. Lo conocían como el representante principal de las tonadas neoclásicas, al igual que Hindemith. Asimismo, lo caracterizaban tres grandes composiciones de modo neoclásico. Como lo son: El rito de la primavera, The Firebird y Petrushka.

Las innovadoras composiciones también se conocieron como Ballets. Las cuales, reinventaron el estilo barroco y el clásico. Antes de que adoptara el neoclasicismo, Igor efectuó varias composiciones clásicas. Como las piezas de Bach y Mozart, pero con algunas combinaciones menos complicadas.

La escultura

La cultura neoclásica se originó como una reacción para luchar en contra de los escultores barrocos. Al mismo tiempo, se basaba en imitar esculturas del Renacimiento, romanas y griegas, de manera especial obras de Miguel Ángel. Las esculturas de cuerpo desnudo predominaban, tanto para mujeres como para los hombres. Lo cual, siempre fue típico de las figuras realizadas sobre mármol blanco, consideradas como clásicas.

Conjuntamente con la pintura neoclásica, los escultores buscaban que las escenas fueran recreadas. Ya que estas reflejaban el dolor de forma natural y el drama teatral. En esta área, se contaba con diversos ayudantes que eran los encargados de realizar el trabajo más arduo. Mientras tanto, el artista solamente se concentraba en los retoques finales.

Máximo representante de la escultura neoclásica

Se trata de Antonio Canova, fue un escultor italiano que se caracterizó por ser el mejor del tiempo neoclásico. El artista fue el responsable de las tumbas de los papas Clemente XIV y XIII. Además, también edificó varias estatuas, como la de la Princesa de Borghese y Napoleón Bonaparte. Después de la derrota de Napoleón, le otorgaron el título de marqués, debido a la recuperación de las obras artísticas.

Para los años 1812 – 1816, tuvo el honor de esculpir la estatua más reconocida de neoclasicismo, denominada como Las Tres Gracias. Dicha figura está basada en tres formas semidesnudas y femeninas. Las cuales, representaban a las hijas del Dios Zeus. Estas mujeres se consideraban como símbolo del encanto, la belleza y la alegría.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: