Miguel Ángel Buonarroti: biografía y obra

Miguel Ángel Buonarroti

Miguel Ángel Buonarroti fue un escultor, arquitecto y pintor, considerado uno de los personajes que más impacto produjo con su obra en el Renacimiento italiano. En sus inicios se nutrió de la corriente Cinquecento.

Su labor artística que perduró por más de setenta años, tuvo lugar entre Florencia y Roma, sitios donde se encontraban sus grandes benefactores, la familia Médici de Florencia y los diversos papas romanos.

Se caracterizaba por ser perfeccionista, motivo por el cual siempre fue destacado en todas las áreas artísticas en las que se desempeñó. Su predilecta era la escultura, le seguía la pintura y en sus últimos años de vida se dedicó a realizar obras arquitectónicas.

A continuación, encontrarás la biografía y obra de Miguel Ángel Buonarroti. Uno de los más grandes artistas polifacéticos y de excepcional ingenio en todo el mundo.

Aspectos más relevantes de la vida de Miguel Ángel Buonarroti

Miguel Ángel Buonarroti nace el 6 de marzo de 1475, en Caprese, una villa de la Toscana cerca de Arezzo. Sus padres fueron Ludovico di Leonardo Buonarrotti y Francesca di Neri del Miniato di Siena.

Imagen de Wikipedia

En el año 1481, cuando tenía apenas seis años de edad, muere su madre. Su familia vivía en Florencia, donde la mayoría de ellos ocuparon cargos públicos. Su padre, se sostenía económicamente con trabajos ocasionales de índole gubernamental.   

Al regresar a Florencia, quedó a cargo de la familia de un picapedrero. Estudió gramática con el maestro Francesco da Urbino por orden de su padre. Pero a su corta edad estaba decidido a seguir el camino del arte, convicción que le ayudó para que su padre le permitiera seguir la vocación artística.

Quedó a cargo de la dirección de su familia cuando su hermano mayor se inició como monje dominico en Pisa, logrando aumentar el patrimonio familiar con la compra de casas y terrenos.

Influencias importantes en su trayectoria artística

Desde su juventud expresó su talento artístico, principalmente en la escultura. A la edad de doce años participó en el taller de los famosos Ghirlandaio (Domenico y Davide), obteniendo un contrato de estudios que duraría tres años.

Se mantuvo como aprendiz por el periodo de un año, y bajo el amparo de Bertoldo di Giovanni, comenzó a visitar el jardín de San Marcos de la familia Médici. Además, estudió las esculturas antiguas que allí se encontraban.

Ganó la admiración de Lorenzo, a partir de sus primeras obras artísticas, razón por la cual fue admitido en su Palacio de la Vía Longa. Fue donde Miguel Ángel entabla relación con Angelo Poliziano y diferentes humanistas de la talla de Giovanni Pico della Mirandola y Marsilio Ficino.

A raíz de ello, entró en contacto con las teorías idealistas de Platón. Terminaron por formar parte fundamental en su vida, viéndose reflejada tanto en sus obras plásticas como en su producción poética.

Las obra de Miguel Ángel Buonarroti

En el año 1492, después de la muerte de Lorenzo el Magnífico, Miguel Ángel salió de Florencia, pasando por Venecia para instalarse en Bolonia, donde esculpió varias obras. Seguidamente, para el año 1496 decide irse a Roma, y comenzó una época de monumental intensidad artística.  A sus 23 años de edad, después del Bacus del Bargello (1496), esculpe la Piedad del Vaticano. Posteriormente, realiza el Tondo Pitti.

Durante esa misma época, pinta para la Señoría de Florencia el cartón de La batalla de Cascina, el cual se encuentra perdido en la actualidad. También, realiza su obra el David, una compleja pieza de mármol de ancho escaso, colocado en el palacio del Ayuntamiento de Florencia.

En el año 1505, el pontífice Julio II le encargó la tarea de realizar su monumento fúnebre. Logrando proyectar una compleja obra arquitectónica, ocupándose personalmente de la selección y de dirigir la extracción de los mármoles para dicha obra.

El proyecto del mausoleo fue abandonado por el papa, debido a la reforma de Bramante en la basílica de San Pedro. Miguel Ángel abandona Roma y se dirige a Florencia, no fue sino hasta finales del año 1506 cuando después de incontables llamadas del pontífice, que aceptó reunirse con él en Bolonia.

Cronología de importantes aportes

Año 1508

Dirigió la decoración de la bóveda de la Capilla Sixtina, trabajo que culminó en solitario. El tema bíblico expuesto en la bóveda, es basado en una interpretación neoplatónica del Génesis. Obtuvo una obra arquitectónica pintada magnífica, que es considerada un emblema del arte del Renacimiento. 

Año 1513

Después de la muerte de Julio II, continuó con la obra del mausoleo del pontífice, esculpiendo las figuras de los Esclavos y el Moisés, denominadas la terribilitá de Miguel Ángel.

Año 1516

Comenzó el proyecto de la fachada de la basílica de San Lorenzo de Florencia, encargo realizado por León X.

Años 1520-1530

Trabajó en Florencia construyendo la Sacristía Nueva de San Lorenzo y la Biblioteca Laurenciana. El saqueo de Roma en el año 1527 y la expulsión de la familia Médici de Florencia, condujo a Miguel Ángel a ser parte del gobierno de la nueva República Florentina. Ejerció el cargo de gobernador y procurador general de la fabricación y fortificación de las murallas.

Luego de la caída de la República en el año 1530, retornó al proyecto de la Sacristía Nueva y del mausoleo de Julio II.

Años 1530-1550

En el año 1534 abandona Florencia y se establece en Roma, donde realizó los encargos de Clemente VII. Trabajó en el altar de la Capilla Sixtina, entre los años 1536 y 1541 realiza su obra denominada Juicio Final.

Hasta el año 1550 continuó realizando obras para el sepulcro de Julio II y los frescos de la Capilla Paulina, donde se destacan La conversión de San Pablo y Crucifixión de San Pedro.

Últimos años de Miguel Ángel Buonarroti

Los últimos trabajos realizados por Miguel Ángel eran básicamente de arquitectura, destacando entre ellos: la Biblioteca Laurenziana de Florencia. También, en Roma la remodelación de la plaza del Capitolio, la Capilla Sforza de Santa María Mayor. De igual forma, la culminación del palacio Farnese, y la que representa mayor envergadura la basílica de San Pedro del Vaticano.

En esta época también resalta su última escultura, denominada la Piedad Palestrina o la Piedad Rondanini, así como diversos dibujos y poesías de inspiración religiosa.

Miguel Ángel muere en 1564, a sus 88 años de edad, en compañía de su secretario Daniele da Volterra. También, por su apreciado e íntimo amigo Tommaso Cavalieri, dejando por escrito su deseo de ser enterrado en Florencia.

Las obras de Miguel Ángel son consideradas el punto culminante del arte renacentista. Sus esculturas, pinturas y arquitectura son admiradas a nivel mundial. Aunque en una época fue criticado por la iglesia italiana, que consideraba sus obras fuera de las normas del concilio. Hasta que a mitad del siglo XVIII d. C., las fuertes críticas hacia el artista fueron cambiando hasta obtener la total aceptación de su arte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: