¿Cómo hacer a Marte habitable?

¿Cómo hacer a Marte habitable?

La idea de habitar otros planetas de nuestro sistema solar ha estado vigente desde hace décadas en la imaginación de escritores y científicos. Sin embargo, entre estas ideas, la de hacer a Marte habitable es una de las más interesantes, precisamente por parecer factible.

¿Es realmente posible terraformar marte? De ser así, ¿Cómo podríamos lograrlo? Es esta la pregunta central de este breve artículo. Dado que Marte comparte ciertas características similares a la tierra, y que es mucho lo que se ha especulado sobre la vida marciana, era de esperarse que la pregunta sobre cómo hacer a Marte habitable cuente con interés.

Terraformar Marte: ¿necesidad o capricho?

La vida en la tierra está en conflicto con la acción humana. Aunque circulan contracorrientes de opinión que postulan que el calentamiento global es una mentira, lo cierto es que los efectos del mismo sobre los ecosistemas y especies animales ya son ampliamente palpables.

Podría decirse incluso que el calentamiento global ya ha afectado gravemente al hombre, poniendo como ejemplo el incendio ocurrido en Australia a principios de año. El calentamiento global ha tenido, por lo tanto, efectos significativos y nocivos sobre la pervivencia de diversos biomas y para la supervivencia de distintas especies del reino animal incluyendo al hombre.

Visto desde este punto de vista, tener un planeta de reserva parece más una necesidad que un capricho. Sin embargo, este planteamiento puede ser problemático, puesto que supone una solución ilusoria al problema de fondo que aqueja a la humanidad respecto al medio ambiente. Esto quiere decir que la solución verdadera no puede ser hacer a Marte habitable, sino más bien aprender a vivir en la tierra.

Sin embargo, aún cuando logremos avanzar hacia un modelo de vida sustentable (de escala mundial, por supuesto) aún existirían escenarios posibles que nos forzasen a buscar nuevos planetas. Es en tal sentido que habitar otros planetas se revela más como una necesidad latente, y entre todos los candidatos Marte es uno de los mejores prospectos.

Algunos datos de importancia sobre el planeta rojo

Tal como explica, Martí Montferrer, divulgador científico y youtuber del canal C de Ciencia, Marte se caracteriza por varios elementos además de su posición respecto al sol. En efecto, aunque Marte está relativamente cerca del Sol (y de la tierra) siendo el cuarto planeta de nuestro sistema solar, al momento de pensar sobre cómo hacerlo habitable hay que considerar otros factores.

Destacan la presencia de agua, la temperatura y la presión atmosférica. Respecto al primer punto es destacable que en Marte, de hecho, no solo hay agua, sino que la hay en cantidades realmente abrumadoras. El problema, respecto a la vida terrestre, es que esta agua (al menos sobre la que se tiene conocimiento) se encuentra congelada y concentrada en los polos del planeta.

El agua se mantiene en este estado debido a los otros factores mencionados: presión atmosférica y temperatura. La presión atmosférica de Marte es muy baja con relación a la tierra, representando tan solo el 0,6% de la atmósfera terrestre. Por su parte, la temperatura del planeta rojo lejos de lo que puede sugerir su color es en realidad helada, específicamente de unos -63° Celsius.

Terraformar consiste pues en replicar las condiciones terrestres. Como para nadie es un secreto, el agua es indispensable para la vida tal como la conocemos. Por ello, uno de los pasos fundamentales para hacer a Marte habitable sería elevar su temperatura y presión atmosférica, lo cual garantizaría la presencia de agua en estado líquido a lo largo y ancho de todo el planeta.

¿Cómo hacer a Marte habitable?

No solo del agua viven los humanos

Aún si en Marte llegase a obtenerse agua en estado líquido, eso tan solo sería el comienzo o punto de partida para poder habitar dicho planeta. Harían falta otros factores como el oxígeno y nitrógeno, necesarios para la vida de los seres humanos y para las plantas, factores como una mayor presión atmosférica y alguna defensa contra la radiación emanada por el sol o viento solar.

En este sentido no resulta exagerado cuando científicos y filósofos reconocen que la vida humana es en realidad el resultado final de una larga cadena de milagros. Pues bien, una vez obtenida el agua en Marte también habría que garantizar una atmósfera adecuada para la respiración.

El agua podría obtenerse mediante bombardeos a los polos, de los cuales el agua pasaría a estado líquido a la par que se elevarían los niveles de dióxido de carbono en el planeta, elevando así también la temperatura del mismo (y por lo tanto siendo más apta para la vida terrestre). A su vez, la introducción de especies vegetales podría facilitar la conversión del CO2 en oxígeno respirable.

Pues bien, incluso si se solventase este gran problema aún persistirían otros. Aún con agua y oxígeno el planeta aún sería muy frío, lo cual dificultaría la vida terrestre tal como se evidencia en la Tierra, siendo los polos los lugares más inhóspitos de la misma. Además, este sería el menor de los problemas puesto que aún habría que lidiar con la radiación y la presión atmosférica.

También te puede interesar leer: ¿Cómo se crearon las constelaciones?

Detalles finales: Presión Atmosférica y Viento Solar

Finalmente, para realmente hacer a Marte habitable, habría que emular una presión atmosférica similar a la de la Tierra y un campo magnético como el de esta. Aún cuando consideramos que el agua es el elemento sine qua non de la vida terrestre, la verdad es que tanto esta como los gases de nuestra atmósfera se mantienen gracias al campo magnético de la Tierra.

Este, a su vez, depende de la actividad nuclear del planeta. De hecho, Marte está desprovisto de esta cualidad precisamente porque su núcleo cesó actividades desde hace miles de años. Para hacer a Marte habitable lo principal sería introducir gases de otros cuerpos para elevar la presión de la atmósfera, y luego, reactivar el campo magnético del planeta para evitar la fuga de los mismos.

Esto último podría lograrse, o bien a través de una reactivación del núcelo, o bien mediante anillos paralelos al ecuador marciano con cargas eléctricas. Estos ya se han ideado para la Tierra en caso de una eventual pérdida del campo magnético por lo cual bien podrían aplicarse al gigante rojo con el objetivo de que sirva como un necesario substituto respecto a la actividad nuclear.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: