Adicción al móvil: la ciencia detrás de este problema

Adicción al celular: la ciencia detrás de este problema

En los últimos años se ha incrementado la adicción al móvil, algo que se corresponde con la amplia variedad de herramientas que este puede ofrecer. Cada vez son más las cosas que se pueden lograr a través de un teléfono inteligente, y esto es maravilloso porque nos ahorra tiempo y nos facilita la vida en muchos aspectos. No obstante, el problema se presenta cuando, por su uso excesivo, estás ausente en reuniones, te apartas del trabajo o quehaceres de importancia en la vida real, entonces desmejora tu rendimiento, así como tu calidad de vida.

Si trabajas con el teléfono móvil, pues es lógico que inviertas horas en él, pero si por el contrario te distrae de tu vida social o actividades diarias, debes saber que eres adicto. La respuesta detrás de este problema es la nomofobia, este término sale de la frase no mobile phone phobia. Las fobias son un miedo, irracional o no, que se manifiesta ante muchos casos, en este sería la ansiedad que representa saber qué no llevas el móvil contigo.

La nomofobia, adicción al móvil

Hay tantos lugares en los que el móvil es un objeto innecesario y aún así, seguramente lo has utilizado. En un salón de clases, al ver una película, durante una conservación, cuando estás a tope de trabajo y más, lo complicado es que se ha normalizado, así que no es tan sencillo despertar un día y aceptarlo. Ni hablar del hecho de que cada vez con más frecuencia se le obsequia a niños, ocasionando que incursionen en el mundo digital desde pequeños, porque claro, resulta un dispositivo tan versátil que puede suplantar el televisor o una consola. El problema con la adicción al móvil no es sólo el aislamiento, sino que la postura que se adopta para su uso no es la más adecuada para el cuerpo después de una cuantas horas.

Son innegables las ventajas de un teléfono inteligente, así como el hecho de que ya es parte de nuestro estilo de vida, está ahí al despertarnos, al acostarnos, involucrado con nuestra rutina diaria. Sin embargo, la nomofobia, a diferencia de otras fobias, es de cuidado porque activa patologías reales con consecuencias lamentables si no se tratan a tiempo, afectará tu postura, la cervical, puede generarte ansiedad, insomnio o depresión.

El gran dilema es que la nomofobia no se detecta fácilmente, aun y cuando tiene repercusión el día a día. Quizá un día prestes atención y te fijes en todos los detalles que te has perdido por andar cabeza abajo o comiencen los dolores, seguramente al examinarte harán preguntas y den con que todo se debe al móvil. Será un problema que debas encarar tú mismo, pero hay algunos tips que podrían ayudarte a detectarlo, así cómo generar un balance con esta herramienta que ya está unida a nosotros de forma irreversible.

Adicción al celular: la ciencia detrás de este problema

¿Cómo detectar tu adicción al móvil?

  • Uso en lugares inadecuados: Cuando el teléfono logra robarse la atención, aun cuando estas en lugares de importancia, puede que en un fin de semana de descanso te entregues a él, pero la cosa cambia cuando hay personas a tu alrededor o tienes tareas pendientes y las dejas a un lado. Cuando no puedes apartarlo en un salón de clases, conferencia, tu hora de trabajo o charlas con amigos, convirtiéndote en una persona aislada. Atento al momento en que tus conocidos te hagan un llamado de atención, porque aunque te incomode, será una advertencia.
  • Más tiempo en el móvil que cualquier otra actividad: Muchos satanizan las horas en el móvil por el uso excesivo de las redes sociales, procura entonces que tu tiempo se vaya en contenido productivo. A través de él puedes tener acceso a mucha información de interés y de inmediato, pero también hay que saber cuándo parar, incluso con el consumo de noticias. Muchas redes sociales ofrecen la opción de ver las horas que pasas a diario en ellas, revisarlo puede ser perturbador, haz el ejercicio como prueba (no cuenta si forman parte de tu trabajo).
  • Inquietud tras horas sin acceso a él: Hay situaciones o actividades que nos despejan de usar el teléfono, si luego de ellas sientes que debes aprovechar todo el tiempo perdido para ponerte al día, quizá sufras de adicción al móvil.
  • Ansiedad por situaciones a través del móvil: A menudo pasa que queremos lograr un estatus o una imagen en redes que destaque, esto lleva tiempo, interacciones aquí, allá, y contenido compartido para que los demás cliqueen. Puede ocurrir que al no obtener los resultados deseados te desanimes, la ausencia de likes u otros detalles, que quizá parezcan insignificantes en la vida real, logran afectarte.
  • No concibes dejarlo ni para comprar el pan: Tu móvil está en todos lados contigo, los lugares más recónditos e innecesarios, piensa que este se hizo con el fin de comunicar y si vas, por ejemplo, a otra habitación de tu casa ¿Para qué lo necesitarías? Apártalo unos segundos de ti.

3 tips para tratarlo

  1. Acepta el problema y enfréntalo: Lo primero es aceptar que existe un problema, al detectarlo será sencillo organizar mejor tu vida. Piensa en las situaciones de estrés generadas a partir del uso excesivo, como molestarte porque no te responden a tiempo o algunas de las antes mencionadas. Entonces sabrás que cambiando los hábitos nada de eso te afectará, tú tienes toda una vida aparte del teléfono que debes aprovechar.
  2. Establece límites y horarios: No tiene que ser estricto, pero una ver que crees el hábito, este se hace costumbre y es sencillo, aunque puede que al principio parezca radical. Llénate de motivación, piensa en todas esas cosas que has enfrentado antes y al comienzo parecían imposible, pero bastó con un poco de esfuerzo para adaptarte.
  3. Chequea las horas que pierdes en él: Este truco siempre será interesante y de impacto personal, pues se dice fácil “pasé todo el día en el móvil” pero al tener acceso a números reales de mensajes, horas o cada chequeo al movil, es para reflexionar. Ya se mencionó que las RRSS lo permiten, pero también existen aplicaciones que te dan cálculos directamente del uso de cada aplicación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: